jueves, 11 de febrero de 2016

AFILADOR - Un oficio que se está perdiendo

El Afilador

Hoy os voy a hablar de otra tradición, o mejor dicho, de uno de los oficios que también se están perdiendo. Se trata del oficio de afilador. Y, como hoy en día ya es muy difícil encontrarte con uno de ellos, os muestro esta cerámica, que Salix fotografió en el Museo de Vida Rural de L´Espluga de Francolí en la provincia de Tarragona, en donde se puede ver cómo trabajaban estos hombres. 

Según tengo entendido los orígenes de este oficio provienen de Galicia, sobre todo de las provincias de interior, en especial de Ourense. Hay documentación de esta tradición desde finales del siglo XVII. 
En un principio el medio de trabajo era una rueda de piedra o "tarazana" que ellos mismo solían cargar al hombro. Ya en el siglo XX, esta vieja tarazana, fue sustituida por un equipo más moderno que se transportaba en bicicleta, después en moto, y más tarde en furgoneta.
 No sé si el que venía a Manises, mi pueblo, era gallego, pero si que recuerdo el sonido tan peculiar de su pito o  silbato, que hacían sonar para avisarnos de su llegada. ¡La de veces que he bajado corriendo a la calle, cargada de tijeras y cuchillos, para que él las afilase!.  

Monumento al afilador en Nogueira de Ramuín - Orense 


Un día, estando viviendo ya aquí en Navarrete, escuché a lo lejos la peculiar misiquilla del afilador avisándonos de su llegada e inmediatamente salí en su busca, ya que quería fotografiarlo, y me llevé la gran desilusión de ver que iba en una furgoneta, me desilusioné tanto que pasé de hacer la foto. Aunque ahora me arrepiento de no haberla hecho, ya que en esta entrada os lo podría haber mostrado.

Una cosa que recuerdo que antaño se decía era "que cuando el afilador pasaba, al día siguiente haría mucho viento". Y ahora estoy pensando, que menos mal que no pasó el lunes por estos lares, pues se hubiese llevado la culpa, del temporal de aire que el martes tuvimos en La Rioja. Tengo entendido que hasta ha arrancado árboles de cuajo.