domingo, 26 de diciembre de 2010

SANTA MARINA - SANTA ENGRACIA DE JUBERA, La Rioja

El dos de Enero del 2009 amaneció un día soleado y decidimos visitar  Santa Marina, es una aldea del municipio de Sant Engracia del Jubera, situada a 1243 m. Es la tercera población más alta de la comunidad autónoma de la Rioja, tras El Horcajo 1301 y San Andrés 1270. Aunque creo que las otras están deshabitadas y por lo tanto, Santa Marina está considerada, como la población más alta de La Rioja que en la actualidad está habitada.




Esta bonita felicitación Navideña, realizada por los vecinos de este tranquilo pueblo nos dio la bienvenida.

Cuando llegué allí, no sabia que la idea que tenía en mente mi marido era adentrarnos por caminos forestales hacia otros pueblos abandonados que se encuentran cercanos, como La Santa, El Collado y que continúan hasta Arnedo, pasando por debajo de los molinos de viento que desde lejos se ven en las cumbres de los montes.
 Mientras él se quedó mirando el mapa, sentado en el interior del coche, yo me dediqué a pasear por sus solitarias calles. 



Quedé asombrada al ver sus casas en tan buen estado de conservación, construidas con  piedras de lastras y algunas de ellas con tejados de pizarra.

Aunque también pude ver tejados que habían sido reconstruidos con tejas nuevas.

Tan solo tres casas del pueblo eran habitadas durante todo el año, y en esos días, siete eran  las personas que allí habitaban.


Iglesia de Santa Marina, que hacía poco tiempo había sido reconstruida.


Cuando ya estábamos a punto de marcharnos hacia las pistas forestales, cosa que a mi no me convencía mucho, apareció uno de los vecinos cargado con productos de la huerta, que supuse que él mismo habría cosechado, me llamo la atención el color tan intenso de unas zanahorias que sobresalían del cesto.
Le preguntamos si se podía ir por los caminos que teníamos pensado tomar, nos dijo que si, que están en buenas condiciones, pero que debido a las lluvias que días anteriores habían habido por esa zona, era desaconsejable que lo hiciésemos.
Yo sabía que eso no iba a disuadir a mi marido, y que se metería. Pero afortunadamente para mi, el señor nos preguntó si íbamos a Logroño y si le podíamos llevar, ya que hacía tiempo que nadie había subido y llevaba tiempo sin salir de allí, a lo que mi marido enseguida le dijo que si.
Nos pidió un tiempo para cambiarse, el que yo aproveché para poder disfrutar de este precios pueblo situado en un enclave tan privilegiado.

Santa Marina 
Me despedí de Santa Marina, sabiendo que pronto volvería, para realizar la ruta que mi marido llevaba en mente.
Durante el viaje a Logroño el vecino, del cuál no recuerdo su nombre estuvo contándonos muchas cosas interesantes de Santa Marina, como que en los años 60 muchos de sus habitantes  que en su mayoría vivían de la ganadería y de la agricultura, tuvieron que abandonar el pueblo y buscar trabajo en Logroño. Él que por aquellos días era pastor comenzó a trabajar en la construcción de caminos y carreteras, hasta su jubilación. Cuando decidió volver a Santa Marina.
a zona del valle del Jubera, también conocida como la Alpujara riojana, es una de las más despobladas de La Rioja. En los años 50 y 60 gentes que vivían en esas zonas y debido a las duras condiciones de la vida en la sierra, muchos abandonaron y muchas aldeas fueron despobladas, eso es lo que le pasó a Santa Marina.