jueves, 23 de mayo de 2013

AMBAS AGUAS - Muro de Aguas, La Rioja

Hoy os voy a hablar de Ambas Aguas, un pequeño pueblo que pertenece al municipio de Muro de Aguas.


Para llegar hasta él tuvimos que ir por la carretera LR-487, hasta el pueblo de Muro de Aguas, una vez allí, una indicación nos indicó que la aldea se encontraba a 6,6 kilómetros de distancia.


La primera sensación que tuve cuando llegué y aparcamos nuestro coche, fue la de que el pueblo estaba habitado. Allí mismo en la entrada había un corral con muchas cabras, y se veían algunos perros. Hasta atado en este tractor me encontré a uno de ellos, que me ladraba sin cesar. 


Pero cuando comencé a adentrarme en él, y recorrer sus empinadas calles, me dí cuenta de que por allí no había nadie. Las ventanas de las casas estaban cerradas, tan sólo escuchaba el piar de los pájaros y murmullo del agua.



El nombre le viene por la gran cantidad de fuentes que surgen de un muro que hay en la plaza del pueblo. A pesar de tener estas fuentes, hasta el año 2006 que les construyeron un depósito de agua,  no tenían agua en sus viviendas. Tenían que acudir a ellas para abastecerse.


Cuenta con una explotación de pirita, hay tanta que se decidió extraerla ordenadamente en el año 1966.
Hasta en el lecho de su río se pueden encontrar  piezas interesantes, la verdad es que el día que yo estuve allí lo desconocía. De haberlo sabido hubiese mirado para ver si encontraba alguna pieza

 Se dice de él, que es un pueblo deshabitado, pero no abandonado.

La prueba está en esta preciosa huerta que allí vi



La gran mayoría de sus viviendas están destruidas y deshabitadas, aunque en la parte alta del pueblo si que vi a un grupo de vecinos sentados en las puertas de sus casas. No sé si estaban allí porque era fin de semana, o porque vivían allí. La verdad es que la sensación que tuve fue la de que en el pueblo no vivía nadie. Pero pensé que en época estival si que acudirían a pasar las vacaciones.


Como os comentaba, pertenece a Muro de Aguas, en el año 1369, concretamente el 12 de junio, las dos localidades se añadieron al Señorío de Cameros.


Por allí me encontré con este artilugio que me llamó mucho la atención, y me hizo recordar mi niñez, cuando no había luz en algunos lugares.