sábado, 8 de junio de 2013

LA MONJÍA - Munilla, La Rioja

Le dijimos adiós a Ribalmaguillo, y nos dirigimos a La MonjÍa, nuestro siguiente destino. De este pueblo poco os puedo contar ya que sus vecinas, aunque muy curiosas, eran muy poco habladoras



Todas ellas se encontraban en Misa, y al escuchar el sonido de nuestro coche, inmediatamente salieron para ver quién había ido a romper el silencio de su tranquilo pueblo



Iglesia de la Magdalena construcción de los siglos XVI al XVIII



Desde otro ángulo, en el que se puede apreciar que sus dos espadañas están vacías



En lo más alto del valle del río Jubera, encima de un barranco, que está situado el la ladera del monte Atalaya, de donde fluyen las fuentes que crean el río.



Antes de pertenecer a Munilla, esta aldea perteneció a La Santa, todas estas poblaciones quedaron despobladas en el siglo XX


Calle principal del pueblo



La señora María invitándome a traspasar el umbral de su casa


Entrada a un corral




Pueblo de gentes abiertas que abren sus puertas al visitante



Hasta vinieron a despedirnos y a cerciorarse de que no íbamos y les dejábamos tranquilos. Aunque por poco tiempo, por el camino nos cruzamos con un grupo de gente que acudían caminando al pueblo 



 Pude disfrutar de esta maravillosas vistas de La Monjía, desde el camino que nos llevaba a Santa Marina. En ella se puede apreciar, que la iglesia se encontraba separada del pueblo, en una zona más alta.

Desde el mismo camino también fotografié el pueblo de Santa Marina, el "habitado" más alto de La Rioja.  Y con ella ya dimos por finalizado el recorrido de ese día. Pero sabiendo que en unos días teníamos que volver.