jueves, 7 de noviembre de 2013

SAMANIEGO - Ríoja Alavesa

Después de visitar Villabuena de Álava nos dirigimos a su vecino pueblo de Samaniego, otro de los pueblos que componen la Rioja Alavesa, se encuentra a 10 kilómetros de Laguardia, capital de la comarca, a 45 kilómetros de Vitoria, su capital y a tan sólo 26 de Logroño.

Palacio de Samaniego
Nada más llegar al pueblo vimos este majestuoso edificio, hoy convertido en hotel. Popularmente se le conoce como La Casa del Cura, ya que fue D. Diego López de Samaniego, cura del pueblo el que lo mandó construir. Data del siglo XVIII, por la gran concha que hay en su fachada, se cree que se construyó para dar cobijo a los peregrinos que hacían el Camino de Santiago, está catalogado como Monumento de valor Histórico de Álava. 
El topónimo de Samaniego proviene de esta ilustre familia, el pueblo también contó con otra ilustre familia, los Fernandez de Barrueco.

Como su nombre indica este palacio perteneció a una familia de noble linaje, a la que perteneció uno de nuestros más grandes fabulistas, autor de textos con verso tan populares como Micifuz y Zapirón.
Qué dolor por un descuido
Micifuz y Zapirón 
se comieron un capón,
en un asador metido.
Después de haberse lamido
 trataron en conferencia 
si obrarían con prudencia
en comerse el asador.
¿Lo comieron? ¡No señor!
Era caso de conciencia.

Me encantan los gatos, y he llegado a tener 5, a uno de ellos le puse el nombre de Micifuz y al otro Zapirón por esta fábula. 



Fuente y abrevadero construcción del año 1845

Calle del pueblo
Samaniego también perteneció a Laguardia como cabeza del llamado Tercio de Samaniego, que fue integrado por Villabuena, Baños de Ebro, Elciego, Navaridas, Leza, Páganos, y Berberana.


Anclada en el pueblo de Samaniego

Alero de madera  tallada

En la travesía de la iglesia se encuentras dos viviendas del siglo XVI y XVII, una de ellas con acceso renacentista de medio punto y vanos adintelados. La otra más sencilla, tiene alfeizares en sus ventanas.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, de la segunda mitad del siglo XVI. Fue construida junto a la antigua fortificación. Aquí se puede apreciar que está adosada al único torreón del castillo que hubo en el pueblo. Dicho torreón de aspecto defensivo, posiblemente se construyó en el siglo XVI.
Hubo un tiempo en el que Samaniego estuvo amurallada y tuvo cuatro torres como ésta. Se cree que una de ellas estaba donde actualmente se encuentra el Palacio de Samaniego  

Portadas de medio punto del siglo XVI

Samaniego es villa desde el año 1668, cuando Carlos II, conocido como El Hechizado, le otorgó este privilegio.
Las fiestas de Samaniego se celebran el Lunes de Pentecostés, ese día es costumbre subir en romería a la ermita del Santo Cristo, que está situada en la Sierra de Cantabria. Allí sus vecinos celebran una misa y una comida popular.
Esta ermita en un principio estaba construida en la parte superior de la montaña, pero en el año 1731 la derribaron. Entre los años 1755 y 1764 construyeron otra más sencilla a 2 kilómetros del pueblo en las estribaciones de la Cordillera de Cantabria. En el año 1978 alguien le prendió fuego y volvieron a reedificarla años después, en 1993.

Otra de sus fiestas es en honor a Nuestra Señora de la Virgen del Valle, y se celebra entre los días 7 y 11 de septiembre, siendo el día 8 el principal. El pueblo también cuenta con otra ermita que está situada a las afueras del pueblo, y en la que se encuentra la imagen de dicha Virgen. Fue construida a finales del siglo XVII 
Tiene por costumbre, colgar un burro, construido en poliuretano a la torre de la iglesia y se cuelga hasta que finalicen las fiestas.

Picaporte
Otra de sus fiestas es El Judas, que se celebra el Domingo de Resurrección, se suele hacer un concurso de muñecos de Judas, construidos con paja. El ganador es colgado en lo alto de un palo de chopo de 15 metros de altura y, después de celebrar un juicio en el que se le culpa de todos los males ocurridos durante el año en el pueblo, es quemado en la puerta de la iglesia.

Para ahuyentar a los malos espíritus

Y otra tradición que todavía conservan es la de La Mañas, se celebra el 7 de diciembre, ese día los chavales del pueblo recorren las calles de Samaniego quemando sus "mañas" (haces de espliego). Con ellas pretenden espantan los malos espíritus. Al final todos se reúnen alrededor de una hoguera, en donde degustan el chorizo y vino de la Rioja Alavesa que es fabricado por ellos mismos.