viernes, 27 de junio de 2014

PULPO A LA GALLEGA

Hace tiempo que no pongo ninguna receta, así que hoy os voy a mostrar cómo hago el pulpo a la gallega, uno de los platos que dice mi marido que cocino bien.


Y se lo voy a dedicar a mi amiga Guille, ya que en el momento en el que me disponía a cocinar este tremendo pulpo, me llamó por teléfono y hablamos sobre él. Y sabéis porqué, pues por que a la vez que hablaba con ella quise sacar el pulpo del congelador, y como pesaba tanto se me resbaló y cayó al suelo e hizo mucho ruido, y por temor a que rompiese alguna baldosa puse el pie y no veáis el daño que me hizo. Creo recordar que pesó 4,700 Kg, y cómo de costumbre, al llegar a casa lo metí en el congelador, ya que dicen que así queda más tierno. (Yo por lo menos siempre lo hago) no veáis lo que el dichoso pulpo llegó a pesar después de congelado.

Como pude lo troceé, ya que no me cabía en ninguna cazuela, y otra de las cosas que comentamos sobre él, era que esta vez no iba  aponer agua para hervirlo, simplemente lo iba a meter en olla exprés y taparla, ya que alguien me había comentado que al estar congelado no hacía falta que le pusiese agua.  



Y la verdad es que no hizo ninguna falta, y en un momento el pulpo se cocino.


Como habéis visto, a la vez que el pulpo, yo siempre suelo poner unas patatas, unos dientes de ajo, sal y unas hojas de mi laurel 
Y para servirlo le añado aceite de oliva, y pimentón dulce, y cómo suele decir mi marido, me quedó delicioso.