viernes, 17 de junio de 2016

BOCATA DE BEICON CON QUESO, Y VISITA AL CASTILLO DE NALDA


Bocata de beicon con queso fundido

Ya se acerca el fin de semana, y ya nos estamos preguntando, "dónde nos comeremos nuestro siguiente bocata". Hoy os muestro este delicioso bocata de beicon con queso fundido, que nos comimos en el municipio de Nalda


Después del suculento bocata, hice esta foto en la que se puede apreciar parte del pueblo de Nalda, y los restos de su castillo en lo alto del pueblo y, desde allí nos dirigimos al centro del pueblo, en donde aparcamos nuestro coche, y nos dispusimos a pasear por las empinadas calles de Nalda, que nos llevaron a la cima del cerro, en donde antaño, se asentaba su castillo. 


Se cree que este castillo de planta cuadrada, que contó con una torre homenaje, debió medir 41 metros de largo, y que se construyó en el siglo XII.  



Tanto Nalda, como este castillo están ligados a la familia de los Ramírez de Arellano, Condes de Aguilar y Señores de Cameros, quiénes lo reconstruyeron en el año 1366. En sus inicios fue utilizado como bastión defensivo y cárcel. 


Fue en el año 1652, cuando sus propietarios, que residían en Madrid, regresaron y tomaron las riendas de su hacienda. A partir de ese momento se acondicionó, y se destinó para funciones administrativas.
Las tropas francesas, durante la guerra de la independencia, cuando iban tras el general Castaños, irrumpieron en él, y saquearon el archivo. Pero fue la abolición de los señoríos, lo que causó su abandono.


En el año 2013, la empresa Arqueorioja comenzó las excavaciones arqueológicas, que sacaron a la luz estos muros, y también un aljibe. 

Desde allí mismo se puede disfrutar de estas magníficas vistas de estas características peñas 

León Dormido, y gran parte del valle del Iregua

La Rioja