martes, 28 de diciembre de 2010

SANTA MARINA, UNA ALDEA CON ENCANTO

Como ya os comenté siete eran las personas que habitaban Santa Marina, seis hombres y una mujer, aunque muchas otras acuden allí en vacaciones, fines de semana y en verano.Sus habitantes viven principalmente de la ganadería.


Me encontré con Benito el cabrero, justo en el momento en el que esta preparándose para salir al monte con las cabras. Se puso a doblar la  manta que le serviría de abrigo. Cuando terminó, se la colgó al hombro, y ya listo se puso a caminar hacia los corrales.



Le acompañé hasta allí, donde pude ver a esta preciosa cabra negra que ya ansiosa le estaba esperando, era curioso ver que muchos de  los corrales, estaban junto a las viviendas y desde fuera, parecían parte de ellas. 

Una de sus viviendas, con la puerta reforzada con trozos de chapa de metal.



Lo que si que tienen es agua corriente que les llega de un monte cercano, el teléfono les llega por inalámbrico desde Munilla, y la TV. les llega sin necesidad de antena



Esta vivienda ha sustituido las piedras de lastra de su tejado por tejas nuevas, espero que no sigan su ejemplo muchos de sus vecinos, ya que de hacerlo el pueblo perdería su encanto.
Cuando nos despedimos de su vecino al llegar a Logroño, nos invitó a que fuésemos a pasar el día y comer con ellos en Julio, cuando celebran sus fiestas, ya que suelen asar cordero. No lo hicimos, pero sé que de haberlo hecho nos hubiesen acogido con mucho gusto. 
Santa Marina, es un pueblo muy bonito y singular, desde aquí os animo a visitarlo, ya que estoy segura de que os gustará.