sábado, 29 de enero de 2011

VENTOSA - La Rioja

Esta bonita vista del pueblo de Ventosa se puede apreciar desde la Autovía del Camino, cada vez que paso por allí no puedo evitar dejar de mirarlo. Sobre todo en otoño, cuando los viñedos tienen estos colores tan vivos, lo he fotografiado en cada estación pero tengo que decir que esta es la mejor.
Ventosa es una población cercana a Navarrete, y es parada obligatoria para el peregrino, nosotros solemos acercarnos allí bastante a menudo. Los domingos cuando salimos a recorrer La Rioja, sabiendo ya que en los pueblos que vamos a visitar no hay bares donde poder tomar un buen bocata,  paramos antes allí y nos comemos unos deliciosos bocadillos que nos preparan en el bar del peregrino.



Iglesia parroquial de San Saturnino, en lo alto de la colina, bajo ella se extiende el pueblo, está construida en sillería, su portada es gótica del S. XVI, está decorada con animales y plantas de la zona. Desde allí se puede observar todo el pueblo, también puede observar los edificios más altos de Logroño.
Estando en el pueblo, sus campanas empezaron a llamar a misa, tres veces tocó y puede ver a sus vecinos dirigirse hacia la colina, algunos de ellos ya mayores y ayudándose con sus garrotes iban subiendo poco a poco. Hubo un señor que subía caminando muy despacio y me comentó que mientras él pueda, seguirá subiendo cada domingo.
Desde luego, buen ejercicio hacen cada vez que suben a misa, en mi opinión "Bueno para el alma y bueno para el cuerpo"


Higueras sobresaliendo de los muros de los huertos, de ellas colgaban sus frutos dulces y maduros.




La primera mención de la localidad data del S. XI Sandoval, en su diploma por el rey de Nájera, Sancho III el Mayor concede el señorío del lugar de Ventosa al Monasterio de San Millán en el año 1020.


Bajo soportales en la plaza principal del pueblos de Ventosa.


El pueblo celebra sus fiestas patronales el 2 de Julio en honor a la Virgen Blanca, pero desde hace unos años la han trasladado al primer fin de semana de ese mismo mes.


Durante sus fiestas los ventosinos celebran la Danza de la Virgen Blanca que se lleva celebrando año tras año desde hace siglos, son hombres adultos quienes la realizan, un total de ocho más el "Cachiberrios"


Musgo y malas hierbas creciendo entre las grietas de sus muros, en casas ya deshabitadas y abandonadas.
También el 22 de Agosto, entorno a la iglesia de San Saturnino se celebra el Mercado del Trato, nosotros el pasado agosto acudimos a visitarlo. Salimos de Navarrete acompañando a los peregrinos, que cargados con sus mochilas hacían el Camino de Santiago, cuando llegamos allí me pareció que nos habíamos trasladado a la época medieval.

Este original Picaporte lo descubrí en el pueblo de Ventosa.

Durante sus fiestas, sus vecinos le danzan a la Virgen Blanca, una de las danzas más duras de la Comunidad Autónoma de La Rioja, los danzadores danzan durante una hora sin parar delante de la Virgen Blanca y bajo el caluroso sol del mes de Julio, esta danza nunca se ha bailado fuera de Ventosa.

La vestimenta lleva sayuela blanca muy almidonada, calzón blanco que llega hasta debajo de la rodilla, camisa blanca con la pechera también almidonada, y adornada con broches. También llevan alpargatas y mantón de manila.

El Cachiberrio, que con una gran castañuela, es el que marca la danza, utiliza un traje diferente, camisa amplia y pantalón largo, ambos de tela estampada.

Después de la danza se celebra La Bacalada, una degustación de Bacalao a la Riojana con su ración de pan y de vino de las bodegas "Santa Eulalia" Esta tradición la crearon los propios vecinos que habían emigrado al extranjero y cuando regresaban a pasar sus vacaciones, invitaban a sus vecinos y amigos a comer bacalao, un plato que ellos sabían que hasta su próximo regreso no volverían a comer.

Con el tiempo esta tradición se perdió, pero en 1981 se recuperó, y desde entonces se celebra el último día de la fiesta a las 9 de la noche.

Lo que si que he podido comprobar, es que en la mayoría de los pueblos riojanos se hacen degustaciones, y todas ellas riquísimas y por supuesto, acompañadas con un buen Rioja. 


En la entrada del pueblo riojano de Ventosa, en plena Ruta Jacobea se encuentra esta imagen del Apóstol Santiago, dicho pueblo es parada obligada del peregrino donde puede descansar de su larga caminata en su albergue.



Señales que indican al peregrino el camino que debe de tomar para llegar a Santiago.

El Rincón del Abuelo, este banco ahora vacío por las inclemencias del tiempo, está esperando la llegada de la primavera para que los abuelos del pueblo sentados en él puedan compartir recuerdos y anécdotas por ellos vividas.
Buen lugar a elegido el alcalde de Ventosa para que sus mayores disfruten de sus horas de tertulia, al cobijo del muro que protege la colina donde se encuentra su iglesia.
Algún que otro peregrino también se habrá sentado en él para tomar un respiro.