martes, 21 de junio de 2011

VALDEVIGAS - MUNILLA, La Rioja

Hace ya un tiempo hice esta entrada, y por un error y confusión con su nombre apreté el botón equivocado y se quedó en "borrador" Así que hoy me veo obligada a mostrarla otra vez, ya que me es imposible dejarla en su lugar de origen. Y lógicamente tiene que estar en el blog, pues Valdevigas es una de las aldeas despobladas de La Rioja

Hoy os voy a hablar de nuestra salida del pasado fin de semana, tengo que deciros que ya vamos acortando distancias, y tengo que deciros, que poco a poco nos vamos acercando más a nuestro punto de partida que es Navarrete.

No se cómo lo hacemos pero cada domingo cuando salimos de casa y miro el reloj de la torre del campanario, minuto arriba, minuto a bajo, sus agujas están cercanas a las 8:15 a.m. Si lo quisiéramos hacer adrede, creo que sería imposible.

Esta vez tomamos la carretera de Zaragoza, y con los rayos del sol alumbrándonos, o mejor dicho deslumbrándonos nos dirigimos otra vez hacia Arnedo. Atravesamos dicha población vimos que ese día ellos también estaban de celebración, ya que por sus calles algunos de sus vecinos, vestidos con trajes regionales iban montados en calesas, decoradas con ramas y flores, todas ellas tiradas por caballos o burros. Supuse que irían a celebrar alguna romería.

Continuamos hacia Arnedillo, allí paramos para tomar un bocata y coger fuerzas, pero por desgracia, nos fue imposible. A pesar de que ya eran las 9:15 en ninguno de sus bares, y tengo que deciros que en ese pueblo hay bastantes, nos preparaban un bocadillo, así que nos fuimos hacia nuestro destino que era encontrar Valdevigas, un pueblo abandonado, que ya sabíamos de antemano, que para llegar hasta él tendríamos que caminar casi una hora.

Desde Arnedillo nos fuimos hacia Munilla, atravesamos dicha población que se encontraba muy tranquila a esas horas de la mañana, y a 1Km. más o menos nos metimos por un camino de tierra y piedras que justo está a la izquierda de la LR-484


Ni un alma se veía por esos lares, tan solo las vacas, que forman parte de el paisaje del Camero, nos iban acompañando en nuestro recorrido, que más o menos fue de unos 2 Km.


Por fin llegamos al punto en donde tuvimos que dejar el coche, ya que el camino hacia Valdevigas había desaparecido, ningún rastro de su existencia encontramos. Si es que alguna vez lo hubo.


Eran las 9:30 cuando comenzamos a caminar hacia donde suponíamos que Valdevillas se encontraba. Por miedo a no saber encontrar el camino de regreso, empecé a atar trocitos de papel en las ramas de los arbustos que encontraba a nuestro paso.

Entonces me acordé de la aplicación que mi hijo ha hecho Car Finder Ar  con ella puedes encontrar el sitio en dónde has aparcado tu coche. Ese día no la tenía, ya que por aquél entonces mi móvil era muy sencillo. La verdad es, que si en ese momento la hubiese tenido, me hubiese sentido más tranquila, ya que con ella puedes regresar al lugar en donde has aparcado tu coche. Ahora que la tengo no sólo la utilizo para el coche, sino que también la utilizo para saber volver a algún lugar, como por ejemplo, cuando viajo saber regresar al hotel, o algún lugar que me interese.

Caminando por esos montes perdidos, de repente no muy lejos de nosotros aparecieron dos corzos, ya son varios los que he visto en nuestros recorridos, me hubiese gustado haberles fotografiado, pero llevaba la máquina en la mochila, y preferí disfrutar de ellos, pues seguro que no me hubiese dado tiempo a sacar la máquina y hacer la foto. 



Por fin ante nosotros apareció uno de los tejados de una de las viviendas de Valdevigas, desde la lejanía parecía ser la única, pero descubrimos más en la ladera del monte.


Todas ellas estaban derruidas, y ninguna evidencia de vida quedaba en él. En otros pueblos de La Rioja que con anterioridad han sido abandonados, ahora están siendo rehabilitados por sus antiguos vecinos. Pero por lo visto en éste, ninguno de ellos ha regresado y creo que nunca lo harán.

Aunque tengo que deciros que un pequeño riachuelo pasaba muy cerca, y siempre se ha dicho, que donde hay agua hay vida.

Valdevigas fue una aldea del municipio de Enciso que quedó despoblada en el año1970


Comenzamos nuestro duro camino de regreso hacia el coche, y se me hizo "Muy cuesta arriba" 
Con lo fácil que había sido bajarlo, pues en ese momento era agotador, no sólo por la pendiente, que tuve que subir, si no también por el calor que nos hacía 


Pero por fin, como un pequeño puntito en el horizonte, apareció nuestro coche, y no veáis, cómo me alegré.
Eran más de las 11 cuando llegamos a él, después de refrescarnos, y descansar un poco, retomamos nuestro camino. Entre itinerarios Micológicos y caminos de tierra llegamos a Larriba, después a Zarzosa, volvimos a Munilla, y desde allí subimos a San Vicente de Munilla, donde terminamos por ese día nuestro recorrido. Y tengo que deciros que sin haber podido comer ningún bocata.

Si queréis saber más sobre Valdevigas os recomiendo el blog de Faustino Calderón, él es un buen conocedor de Los pueblos deshabitados de España