lunes, 12 de septiembre de 2011

TORREMUÑA - Ajamil, La Rioja

Después de Rabanera nos dirigimos a Torremuña, para llegar tuvimos que circular durante unos 6 Km, primero por una pista encementada muy empinada y el resto por un camino de tierra que se encontraba en buen estado. Dicho tramo se le conoce por el nombre del "Camino de Vadillos a Torremuña"
Ya desde la distancia se podía ver  lo que queda de lo qué en su día fue el pueblo de Torremuña, ahora considerado como uno de los semidespoblados del Camero Viejo


Iglesia de Santa María la Blanca, construida en sillarejo con esquinazo de sillería, se encuentra situada en lo más alto de Torremuña, fue una de las iglesia, que los obispos de Calahorra, después de muchos pleitos en el S.XII adquirieron del Monasterio de Santa María la Real en Nájera.
En la actualidad, se encuentra en lamentable estado y con grandes grietas, no me atreví a visitarla ya qué alguno de los vecinos que allí se encontraran de dijeron que mejor no lo hiciese, por peligro de derrumbe
Debido a que en el año 1970 se produjo un robo, en el que desaparecieron las tablas de los Desposorios, Asunción y Epifanía
Todos los objetos que  habían en su interior han sido trasladados a otros lugares. El retablo mayor renacentista del año 1540 fue llevado al Museo de La Rioja en Logroño en el año 1971 y el resto fue llevado al Museo Diocesano de Calahorra


Hacia finales del S. XIX o principios del XX pasó a ser aldea de Larriba, hasta su incorporación a Ajamil en 1972


A mediados del S. XIX  Torremuña llegó a tener 500 habitantes, aunque con el paso del tiempo el pueblo quedó completamente despoblado, pero afortunadamente gracias a la Asociación de Amigos de Torremuña el pueblo está volviendo a resurgir Ellos han recuperado el agua corriente y muchas de sus viviendas han sido reconstruidas  


Aunque alguna de ellas continúan en lamentable estado, al igual que lo está su iglesia. Pero seguro qué con el empeño de sus antiguos vecinos en las calles de Torremuña los juegos de los niños se volverán a escuchar.



Se dice que Torremuña tenía dos aldeas La Riva y Aldeguela. Hubo una época en la que se producía trigo, cebada, avena, y toda clase de legumbres, además de tener pastos abundantes

También vivían de la producción de hilados de lana para las fábricas cercanas


Sus vecinos y la Asociación de Amigos de Torremuña celebran en Agosto la fiesta dedicada a Santa María la Blanca, debido a el deterioro de su iglesia, se celebra la santa misas en un cobertizo construido para ello en el frontón del pueblo.
También celebran la enradada que se hace en la madrugada, sobre las 11 se comienza la recogida del ramo, con música que va recorriendo las diferentes casas donde hay puesta una rama de chopo (lugar donde hay una chica casadera) y la fiesta termina con degustación de dulces y licores