jueves, 8 de noviembre de 2012

EL HORCAJO - Lumbreras, La Rioja

Después de visitar la aldea de San Andrés nos dirigimos por la N-111 dirección Logroño hasta la carretera LR- 256 que quedaba a nuestra derecha, y que nos llevó al pueblo de Lumbreras.


Una vez allí, y después de preguntar a unos vecinos, nos dirigimos por un camino asfaltado que sale del mismo pueblo, y que se encuentra en muy buen estado. Después de circular por él más o menos unos 3 kilómetros, llegamos a El Horcajo, otra de las aldeas que componen el municipio de Lumbreras.

Construcciones de piedra

La primera vez que escuché hablar de él fue al poco de venir a vivir a La Rioja. Un día decidimos ir a visitar Santa Marina, ya que me habían comentado que era el pueblo más alto de La Rioja, y al comentar lo que me gustó, y al hablar de él, fue cuando comencé a escuchar sobre El Horcajo. Unos me decían que no era Santa Marina, si no éste el más alto, pues está a 43 metros más de altitud.

 Aunque también habían algunos que me confundían, y que me decían que Santa Marina era el más alto de La Rioja habitado, y El Horcajo el más alto deshabitado. Todo eso era debido a que por lo visto, hubo un tiempo, a principio de los años 80 del siglo pasado, que El Horcajo quedó completamente deshabitado por un tiempo. 


Pero más tarde algunos de sus vecinos decidieron regresar al pueblo que los vio nacer y permanecer en él.
Así que diré que "El Horcajo, es el pueblo habitado más alto de la Comunidad Autónoma de La Rioja" ya, que ahora si que puedo decir que no está deshabitado, ya que vi que estas dos viviendas están habitadas por los hijos de Juan y Francisca, ellos han regresado a su pueblo y, con ello han conseguido que El Horcajo no quede en el olvido.
 
Y además, ahora con más motivo, ya que desde hace muy poco tiempo, ellos mismos han hecho todo lo posible para que la luz eléctrica y el agua potable les llegue a las casas. Y no sólo eso, también vi nuevas construcciones, aunque éstas me imagino que son utilizadas como segunda vivienda.

Iglesia de San Juan Bautista
Edificio barroco, construido en mampostería en el siglo XVII.

 Una peculiaridad de el reloj de su torre, es que fue donado por Los Marqueses del Romedal  descendientes de El Horcajo.

Su ingreso es de medio punto, en su interior se encuentra una pila bautismal



Hubo un tiempo en el que al parecer, tanto su iglesia, como algunas de sus viviendas se encontraba en muy mal estado, pero afortunadamente ahora la han restaurado, y también se han hecho nuevas construcciones que están siendo habitadas como segunda vivienda.  

Las gentes de esta zona viven de la ganadería y de los recursos forestales

En pleno Parque Natural de Sierra Cebollera

Sus fiestas se celebran el 24 de junio, día de San Juan Bautista, patrón del pueblo.

El penúltimo habitante de El Horcajo

Se trataba de el "Tio Trifón" un pastor-curandero que tenía mucha fama en el Camero y fuera de él.
Las gentes decían de él, que  conseguía prodigios en cuanto a devolver tendones a sus cauces musculares. No hacía falta que lo dijeses los diarios, todo el mundo lo sabía, él era capaz de solucionar los problemas de salidas y roturas de hueso, sobre todo en las extremidades. Todo el que por allí vivía y tenía un problema acudía a él.
Más o menos sobre el año 1980, ya mayor abandonó El Horcajo para irse a vivir con su familia a Torrecilla en Cameros.




El Horcajo es un lugar en el que se vive con mucha paz y tranquilidad, y sus vecinos aunque pocos son muy agradables.
 Pero añadiré, que no les envidio nada, ya  que si en Navarrete nos hace mucho frío en el invierno, me pregunto qué cómo será por aquellas tierras. Deben pasarse el día al calor de la lumbre, refugiados en sus casas.

Son pueblos que no tienen nada, y sus vecinos pasan el día esperando que el cartero, el panadero, y me imagino que algún que otro mercader ambulante les lleve las cosas más imprescindibles para subsistir. Y gracias a que ahora el camino está en muy buenas condiciones, ya que hubo un tiempo en el que tenían que dejar los vehículos a las afueras.


Según información de el periódico La Rioja fechado en el año 1979 que dice: "El Horcajo solamente tiene un camino de cabras que llega hasta el pueblo, y añadía "En El Horcajo no hay agua corriente, no hay luz, no hay nada. La iglesia tiene hasta el reloj parado"

Fue el señor Juan, "el vecino que conocí" el que junto con sus hijos, los que con una excavadora y a pico y pala se encargaron de hacer el camino para poder tener entrada al pueblo con los vehículos.

Un mundo rural, que poco a poco nos abandona.

Lo bonito de la historia de este pueblo, es que los vecinos que han dado y hecho tanto por él, hayan decidido regresar, y no dejarlo en el abandono.