lunes, 29 de abril de 2013

LARRIBA - AJAMIL DE CAMEROS, La Rioja

Hoy nos vamos hacia el Camero Viejo, concretamente a Larriba, aldea del municipio de Ajamil de Cameros


Dos caminos nos llevan a Larriba, el Camino de Yanguas, y el camino a Zarzosa, nosotros lo hicimos por este último. Un camino ancho de tierra, rodeado de gran vegetación, y con alguna que otra vaca 


Restos de sus antiguas viviendas

Nos llevó a esta pequeña localidad situada a 1217 metros de altura. En un principio pensé que se trataba de un pueblo despoblado, ya que muchas de sus viviendas se encontraban completamente derruidas y abandonadas, 


Hasta la iglesia de Santa María, lo estaba. Su interior conserva restos de pintura mural 




Pero pronto descubrí que estaba equivocada y, qué no se trataba de un pueblo deshabitado



Muchas casas estaban restauradas, al igual que sus calles.Tanto las casas como el alumbrado público funcionan con placas solares



Gracias a los paneles fotovoltaicos, convierten la luz en electricidad 



En el año 1900 llegó a ser un municipio independiente, que contaba con 435 habitantes



Más tarde llegó a ser aldea de Torremuña, ésta pasó a pertenecer a Larriba hasta el año 1972, cuando las dos aldeas se incorporaron al ayuntamiento de Ajamil



Construcciones de piedra
El primer fin de semana de septiembre celebran las fiestas patronales en honor a San Juan Bautista, 



En Larriba hay varias fuentes, descubrí una de ellas siguiendo a unos ciclistas, y al igual que ellos, yo también me refresqué. Sus aguas proceden del nacimiento del río Manzanares, río que pasa por Zarzosa y Munilla.

Cerca del pueblo hay un lugar conocido como Los Pozos, se dice que sus aguas tienen propiedades curativas. Si te lavas la cara durante 9 mañanas, "en ayunas" se te cura el ojo malo.





Recuerdo a una señora mayor, que al verme con la cámara de fotos y fotografiando todo, me preguntó el porqué lo hacía. Le dije que estaba recorriendo los pueblos de La Rioja, y ella me respondió. "esto no es La Rioja, esto es el Camero"




Creo que con la perseverancia de sus vecinos Larriba volverá a resurgir


En plena Sierra del Hayedo de Santiago

De regreso, me di cuenta de la gran cantidad de árboles y el bosque tan inmenso que les rodea. 

Tengo una pequeña libreta en la que voy a notando los lugares interesantes en los que debería regresar, y creo que éste es uno de ellos. Lo anotaré para regresar en otoño, cuando las hojas de las Hayas cambian su color. Espero poder hacerlo y mostraros las fotos.