lunes, 28 de octubre de 2013

DESPUÉS DE LA VENDIMIA

No sé si a vosotros os habrá pasado lo mismo que a mí, pero con lo del cambio de hora llevo despierta desde las 5:30 a.m.
Y ayer también me pasó lo mismo, así que ya harta y aburrida de estar en la cama, me levanté y aproveché para leer y ponerme al día con algunos de los blogs que sigo. Pero aún así y todo, bien pronto salimos de casa dispuestos a fotografiar los colores del otoño, aunque tengo que deciros que desafortunadamente, volví a casa sin ninguna imagen en mi cámara. Los viñedos todavía no tienen el color rojo y ocre que a mí tanto me gustan, y no sé si este año lo tendrán, ya que me da la impresión, de que como está haciendo más calor de lo habitual por estas fechas, las hojas se van a secar y poner de color marrón mucho más pronto.


Bueno, esperemos que eso no pase y que en los próximos días, si pueda captar alguna imagen como ésta,  que capté hace dos años en San Asensio, y no me pase como el año pasado. No sé si lo recordaréis, pero en La Rioja llovió tanto que no puede hacer ni una sola foto.

Lo que si que pude ver fue a algunos que todavía estaban vendimiando, me resultó un poco extraño, ya que aquí en Navarrete ya no se ve a ninguno.


Nos han dejado los viñedos cargaditos de racimos de uva para que ahora nosotras disfrutemos de ella mientras damos nuestros largos paseos cada tarde.

Aquí podéis ver a dos de mis amigas buscando entre las vides.

Y no sólo cogemos uva, también ricos y sabrosos higos.

Recuerdo que en mi primer otoño por estas tierras, solía escuchar entre la gente de aquí que se preguntaban entre ellos por los papeles. Solían decir, "¿ya tienes los papeles, o ya te han dado el papel?". Entonces pregunté a qué se referían, y me dijeron que eran los papeles para vendimiar. La verdad es que no me quedó nada claro y lo dejé pasar, pero con el paso de los años, a mi manera lo he entendido.
Resulta, que cada propietario de un viñedo, dependiendo de las hectáreas de terreno que tenga, tiene que coger una cantidad que ya está estipulada y en ese papel lo pone. No pueden recoger más uva de la que pone en "el papel", pero pueden pasársela entre ellos. No sé si me explico, si a uno le han dado un papel con una cantidad, y en su viñedo no tiene tanta uva, otro le puede ceder la uva hasta llegar al peso permitido, o al revés. Cómo se arreglan entre ellos no lo sé, pero me parece que no tienen ningún problema para hacerlo. 
Así que por eso es por lo que nos dejan racimos de uva para que nosotras la podamos coger y saborear mientras caminamos.