jueves, 31 de octubre de 2013

LA NOCHE DE HALLOWEEN O NOCHE DE MUERTOS




Como para que se me olvide este año que esta noche se celebra Halloween, el lunes cuando me levanté y subí una de las persianas de mi cocina, me encontré con esta pancarta que unos vecinos han puesto en su terraza.
A mí en particular, esta fiesta de Halloween no me gusta, siento que no es nuestra, y que la hemos aceptado con demasiada rapidez. No sé si me explico, pero no siento que nos pertenezca.
Ya me extrañó mucho, cuando estando viviendo en Lima, tal noche como la de hoy, del año 1994 del siglo pasado, los niños de mi barrio comenzaron a llamar al timbre de mi casa pidiendo caramelos y chuches, mientras jugaban "al truco o trato".

Me pilló tan de sorpresa, que no les había preparado nada, y eso que mis hijos, por aquél entonces iban a un colegio americano, y tenían 10 y 15 años. Ni ellos me lo habían comentado.

Fachada de un restaurante en Nájera

Por aquél entonces en España, tan solo sabíamos de tradición por las películas americanas, aunque tengo entendido que en Galicia si que celebraban algo relacionado con las brujas, (la festividad del Samhain, una fiesta con orígenes celtas) Pero, en el resto de España nunca habíamos celebrado nada, ni en las guarderías, ni en los colegios, los niños se disfrazaban. Ahora en cambio todos se disfrazan y van de puerta en puerta jugando al truco o trato.
 Como ya os he comentado, en Sudamérica también la celebran, y más que nosotros, allí decoran todo, los comercios, restaurantes, las casas. Nada que ver con lo que aquí, y estoy segura que han sido los emigrantes que por aquellos años vinieron a España en busca de trabajo, los que nos la han traído.


Postal realizada por Mayra

No lo digo como crítica, ya que yo también he sido emigrante y en nuestro grupo de españoles también celebrábamos fiestas y tradiciones nuestras, y estoy segura que algo de ellas habrá quedado por allí.
Se que fue entre 1994 y 1998, cuando aquí comenzó esta tradición, ya que una de las españolas que vivía con nostras, tuvo que venir a España por estas fechas, y recuerdo que cuando regresó como una gran noticia nos dijo. "Sabéis que en la noche de Halloween vinieron niños disfrazados, a mi casa pidiendo caramelos como aquí".


Estas dos calabazas las he cogido del blog de Mayra, una artista sudamericana, que vive en los Estados Unidos, me encantan sus trabajos y por eso siempre visito su blog. 


Y esta otra que tiene cara de enfadada, es de mi hijo David, uno de los tantos jóvenes españoles que ha tenido que salir de España, emigrar a otro país en busca de trabajo, y seguir con las tradiciones, de su país de acogida.

Estos días me preguntaba el porqué de las calabazas en este día, y el porqué de las palabras "Truco o Trato", pues ya lo he averiguado, y a continuación os lo voy a contar.

Resulta que es una leyenda de origen celta que nos habla de un granjero que era muy malo, y estaba enemistado con todos sus vecinos. Nadie lo aguantaba, se llamaba Jack pero todos lo conocían como "El Tacaño". Era tan malo, que ni hasta el mismo Satanás podía con él.

Un día el mismo diablo disfrazado de hombre fue a comprobar si era verdad lo que se hablaba de Jack, cuando se dio cuenta de que era verdad, el diablo le reveló su identidad y le dijo que estaba allí para llevárselo, y así pagar por su pecado. Para despedirse, Jack le pidió que se tomasen una ronda más, a lo que el diablo accedió, cuando fueron a pagar como ninguno de los dos tenía dinero, Jack retó al diablo a convertirse en una moneda para así poder pagar la ronda y poder demostrar sus poderes. El diablo accedió, pero en lugar de pagar Jack metió la moneda en su bolsillo, y como en él llevaba un crucifijo de plata, el diablo se quedó allí sin poder salir. El Diablo cabreado le pedía a Jack que le dejase salir de allí, y éste le contestó que si lo hacía él debía prometerle que se iría al infierno y durante un año le dejaría en paz.

Cuando pasó este tiempo el Diablo apareció de nuevo en casa de Jack, para llevárselo consigo, pero Jack le volvió a pedir otro deseo. Esta vez le pidió una manzana que estaba en lo alto de un árbol, el Diablo accedió, pero cuando estaba en el árbol, Jack grabó una cruz en el tronco y éste no pudo descender por él. 
Esta vez Jack le pidió al Diablo que le dejase en paz durante 10 años, y también le pidió que nunca más pidiera su alma, el Diablo accedió y así Jack se vio libre de su amenaza.

Pero sucedió, que antes de los diez años Jack murió y cuando éste se disponía a entrar en el cielo, San Pedro lo detuvo y no le dejó atravesar las puertas del cielo, por la mala vida que había llevado en la tierra, así que lo mandó para el infierno, pero debido al "trato" que había pactado con el Diablo, éste  le expulsó de su reino y lo condenó a deambular por los caminos con un nabo hueco, y un trozo de carbón ardiendo en su interior como única luz para que le guiara el camino entre los reinos del bien y del mal.

Con el paso de los años, a Jack se le conoció como Jack el de la Linterna o Jack O´Lantern, por ello comenzaron a  utilizar  nabos, que poco a poco  fueron cambiándolos por calabazas, ya que son más grandes y fáciles de tallar.


Si se comenzó con esta tradición, de tallar las calabazas y ponerle una luz en su interior en la noche de Halloween, es para alumbrar a los difuntos y, si se talla una cara tan horrenda ésta, que ha tallado mi hijo,es para evitar que Jack esta noche llame a su  puerta y les proponga el "Truco o Trato" que le propuso al mismísimo Diablo.