miércoles, 8 de octubre de 2014

TIEMPO DE VENDIMIA - CORQUETE, La Rioja

El sábado pasado, cuando regresaba a casa me fijé, en un viñedo que se encuentra en la entrada de Navarrete, en el que tan sólo había un hombre, sentado en una inmensa máquina, vendimiando. Me pareció triste, ya que no se veían las cabezas de los vendimiadores sobresaliendo entre los viñedos.

Le comenté a mi marido que cuánta mano de obra se pierde con estas máquinas, y él me respondió, que otras manos han estado trabajando en la construcción de dicha maquinaría, Ya, le respondí, pero no es lo mismo.

Si se sigue mecanizando todo, llegará el momento en el que se perderá la tradición, y la costumbre de ir a vendimiar. En los pocos años que llevo viviendo en La Rioja ya voy notado algo que está cambiando, no sé si es que ya me estoy acostumbrado, pero recuerdo que al principio hasta en las tiendas del pueblo veía a las mujeres ir a comprar pan en cantidad, chorizos, embutidos, y demás cosas imprescindibles para preparar unos buenos bocatas, y eso ya no lo veo. Me da la sensación de que últimamente,durante estos días hay menos movimiento en las calles.


Corquete

Y como os estoy comentando que hay costumbre y tradiciones que se están perdiendo, Hoy os voy a hablar de el corquete, uno de los utensilios más imprescindible que antaño utilizaban en la vendimia. 

Este instrumento, que posiblemente hay alguien que aún utilice, es específico y exclusivo en tiempo de vendimia, y se caracteriza por su hoja curva y afilada, con mango de madera. 


Mango de madera 


Corquete apoyado en mi Parra bonsái

Como os comento, en la actualidad esta herramienta no se utiliza y es rechazada por los vendimiadores. Uno de los motivos es que dicen que se desperdician muchos granos, y otro es, que también es muy peligroso. Más de uno aquí en el pueblo me ha enseñado la mano mostrándome el lugar en dónde se hicieron un buen tajo con él. Y además, ahora con las nuevas tijeras, de punta, curvas, y con empuñadura ergonómica. ¡Quién va a seguir utilizando el corquete! Pero aún así y todo, me imagino, que los riojanos siempre lo tendrán como un icono de su cultura.


Vendimiadores

Por curiosidad, hace unos años, para el día del Pilar, estuve vendimiando con unos de mis vecinos, y entonces hice este pequeño vídeo, en el que se ven a los vendimiadores cortando las uvas, con las nuevas tijeras, a la vez que van echando los racimos de uva en los modernos capazos que ahora se utilizan. 
Antes los vendimiadores iban echando las uvas que cortaban con el corquete, en el tradicional cesto o cunacho que era fabricado con láminas de castaño y acabado con vara de avellano. Toda la familia hombre, mujeres, y algún que otro niño, cargaban las dos arrobas de uva que puede llegar a contener (2,3 Kilogramos) que equivalían a una cántara de vino (16 L).
Antiguamente se cantareaba el vino en la bodega, y se medía por cántaras ya que ésta era la medida tradicional del vino entre los bodegueros de La Rioja.