lunes, 9 de marzo de 2015

COSTUMBRES QUE PERDURAN - Hoy toca hacer la colada

Tendiendo la Ropa 

El el pueblo burgalés de Villamayor del Río me fijé en esta señora que estaba tendiendo sus blancas sábanas, justo al lado de un campo que había a espaldas de la iglesia del pueblo, y para hacerlo tenía que cruzar el camino que lleva a los peregrinos a Santiago.

Ya no es habitual ver a la gente tender la ropa en las calles, y menos lavar en los lavaderos que antaño se construyeron en tantos pueblos. De hecho son ya muchas las casas que hoy construyen que ya ni tienen un espacio para tender la ropa, y algunas que lo tienen han dejado de utilizarlo. En el piso que viví en Barcelona, todas las viviendas tenían unas cuerdas en una galería, y poco a poco algunas de ellas dejaron de utilizarse, ya que decidieron comprarse una secadora. Yo seguí utilizando las cuerdas del tendedero, y me encantaba, porque si coincidía con alguna vecina tendiendo su ropa siempre nos contábamos alguna cosilla.