sábado, 1 de enero de 2011

ALESÓN - La Rioja

Alesón es un pueblo riojano que en su día se encontraba en el Camino de Santiago, durante el trayecto que efectuaban los peregrinos, numerosas veces fueron asaltados por bandoleros que se disfrazaban de frailes. Por ello se creó protección para los peregrinos constituyendo el convento templario de Los Caballeros de la Orden del Temple, también se construyeron refugios para los caminantes y un hospital de peregrinos.

Llegamos a Alesón el día 7 de noviembre, cuando estaban celebrando una de sus Jornadas de Puertas Abiertas, las calles del pueblo se encontraban engalanadas con banderas y pendones que hacían recordar la época medieval que allí se vivió

La plaza del pueblo estaba repleta de puestos de ventas de productos artesanales, donde se podía degustar morcilla, salchichón, chorizo y las ricas y calentitas castañas. Ese día sus vecinos celebran el Festival de la Castaña Asada. 
Casa señorial


Una de las calles de esta tranquila villa, por donde pasa el río Yalde.



Cuando me encontraba caminando por los alrededores de su iglesia, puede ver estas bonitas vistas que nos deja el otoño en La Rioja.

Los alesoneros durante sus fiestas celebran degustaciones, el 25 y 26 de julio en honor a Santiago Apóstol y Santa Ana con el Festival del huevo duro con Jamón.


Puertas en el pueblo, una de ellas con dos puertas. Hay un refrán que dice "Puerta con dos puertas difícil de guardar"


Aunque las hay de distintas clases y formas, cada una queda bien en su quicio.


Atravesando una puerta otra aparece. Aquí se podría decir una frase conocida "Cuando una puerta se cierra, otra se abre"

Los caminantes que hacían el recorrido del camino de Santiago atravesando el pueblo de Alesón, tenían asistencia en pequeños refugios y ermitas.


Ventanas entre paredes de adobe y piedras



Un buen enrejado decorado con geranios.

Los vecinos de Alesón también celebran las Fiestas de Gracias el tercer sábado de septiembre