lunes, 17 de enero de 2011

BEZARES - La Rioja



Después de haber dejado Arenzana de Arriba, nos dirigimos a Bezares, este pueblo se encuentra rodeado por los montes Moncalvillo y Aserradero.
La carretera por la que circulábamos, muere en el mismo centro del pueblo. Lo primero que vimos fue este Quiosco de la música, que se encuentra junto a una fuente en la que  hasta 1979, que se introdujo el agua en las casas, sus vecinos solían ir a ella, a por agua. Dicha fuente, está dedicada a las Santas Nunilo y Alodia, ambas eran naturales de Bezares. 
En 1930 los mercaderes de Bilbao solían llegar a Bezares para repostar y por el monte Aserradero pasaban a Torrecilla de Cameros 
Las calles de este pequeño pueblo no tienen ningún comercio, sus vecinos suelen ir a Nájera a hacer sus compras, aunque en verano si que suelen acudir algunos comerciantes a vender al pueblo.   



En lo alto de el pueblo se encuentra la iglesia de San Martín, construida en sillería. Su piedra bautismal es del S. XIII
Se encuentra en un deplorable estado de abandono, debido a eso sus retablos se encuentran en La Redonda, en Logroño. 
En el pueblo hay una ermita dedicada a San Roque, se desconoce de que época es. En la actualidad se utiliza para el culto parroquial y guardas las imágenes de San Roque Romanista, de finales del S. XVI y de las Santas Nunilo y Alodia. 



Bezares es un pequeño pueblo de La Rioja cercano al río Yalde, está situado a 18 Km. de Logroño y a 8Km. de la localidad najerense, que es cabeza de partido.



La población de Bezares a sufrido un decrecimiento en los últimos años, en la actualidad tiene 25 habitantes.


Muchas de sus viviendas, el antiguo Ayuntamiento, la escuela y la cárcel, se encuentran en ruinas.



Aunque otras, como esta vivienda, se están restaurando por completo.
Si el pueblo de Arenzana de Arriba nos pareció tranquilo, este lo superaba.
Se respiraba paz y tranquilidad caminado por sus calles, un vecino que nos encontramos así nos lo hizo saber. Según él, en Bezares se vivía muy tranquilo.
Me llama mucho la atención la humedad que hay por los suelos y paredes en estos pueblos. Una de las paredes de la iglesia de Tricio, tenía iniciales y palabras, escritas en el musgo que cubría gran parte de ella. 
  



Sus inviernos son muy duros, sobre todo cuando hay nieve, ya que dificulta la entrada al pueblo.
Aunque en verano sus calles se llenan de veraneantes de Bilbao o de sus descendientes.

Esta vivienda fue construida en el año 1864, sus propietarios en el año 1951 al restaurarla pintaron su fachada con estos originales dibujos.

Fechas con indicaciones de su construcción y restauración.


¡¡¡Cuantas buenas nuevas habrán entrado por esta abertura!!!


Ventanuco, por su altura me imagino que su utilidad sería la de ventilar la vivienda.


Las fiestas de Bezares son el 25 de abril en honor a San Marcos, y el 16 de agosto en honor a San Roque, dichas fiestas finalizan con una batalla de agua en la que participa todo el pueblo.
Y el día 22 de Octubre se recuerda a sus compatriotas Santas Alodia y Nunilo, el pueblo tiene un cofre con parte de sus restos.