domingo, 12 de junio de 2011

DE RUTA POR LA COMARCA DE ARNEDO, La Rioja

Como ya es habitual, este fin de semana también salimos a recorrer más pueblos de esta comunidad.


Tengo qué deciros, que a las 8:15 ya estábamos en ruta, y a pesar de que era el cuarenta de Mayo, continuábamos con sayo y refajo, pues hacía bastante frío a esas horas. Este año le está costando mucho llegar el calorcito por estas tierras. El día estaba nublado y amenazaba lluvia, así que también cogí el paraguas, pero afortunadamente no tuve que utilizarlo.


Siempre que paso por Arnedo me llama la atención este trozo de peñasco que sobresale en lo alto de un cerro, tiene una forma muy original. Si os fijáis bien podréis ver un buitre que allí estaba parado y admirando el paisaje.



Cerro del Castillo
También hay un  castillo  situado en lo alto de otro cerro que lleva su nombre. Dicho castillo que se encuentra en un estado ruinoso, es de origen musulmán


Como podréis ver, me encanta ir fotografiando cuando voy sentada en el coche, mi marido como de costumbre me volvió a decir "Te va a salir lo que yo te diga"
Es cierto que la mayoría de fotos las tengo que eliminar, ya que muchas de ellas salen movidas y muy pocas las puedo aprovechar. Pero como tenemos la suerte de que ahora con las máquinas digitales no gastamos carrete y no nos cuesta dinero el revelado, pues da lo mismo las que haga. Así que yo no hago más que mirar por el objetivo y disparar  


Estos paisajes se pueden ver entre Arnedo y Arnedillo

Los cerros más característicos de esa zona, son los de la foto anterior, no he podido captar ninguna imagen en la que se pueda apreciar las cuevas, corrales y me imagino que también alguna que otra bodega construidas en ellos. Pero por lo que he podido apreciar me parece que ya están en desuso y abandonadas


El primer pueblo que fuimos a visitar fue Las Ruedas de Enciso, es un pueblo deshabitado, tengo entendido  que en un futuro no muy lejano posiblemente quede en su mayoría cubierto por las aguas, ya qué en sus inmediaciones se está construyendo un pantano.
Me pareció uno de los pueblos más preciosos de todos los abandonados que por ahora he visitado, disfruté muchísimo recorriendo sus calles, con sus casa abiertas y en las que pude ver las escaleras, que subían a lo que supuse serian sus habitaciones, y también vi algún que otro objeto allí abandonado, cortinas viejas y deslucidas qué todavía colgaban en alguna de las ventanas.
¡Cuantas vivencias, alegres, tristes y también lágrimas se habrán quedado allí! 

Justo cuando estaba a punto de marcharme, este gatito se asomó por esta ventana.


Después fuimos a Poyales, un día ya os hablé de esta peculiar aldea.
Allí me encontré a este tremendo jabalí negro, durmiendo  y roncando plácidamente rodeado de gallinas y gallos que se le subían encima y ni se inmutaba.
Mi marido decía que era un Chancho, pero yo creo que no, ya que tenía colmillos


Y qué sorpresa me dí, cuando vi a este chanchito más pequeño caminando tranquilamente por la calle



Desde Poyales nos fuimos a Enciso, el pueblo de los dinosaurios, así le llamo yo.


En los tejados de Peroblasco
A pesar de que habían varios coches en la entrada del pueblo, no vimos a nadie por sus calles.
Tan sólo este gato sobre el tejado, moviéndose al compás del viento. 


Entre Peroblasco y Arnedillo, vimos estas casa abandonadas con este puente de hierro derruido, que antaño cruzaba sobre las aguas del río Manzanares


En el pueblo de Arnedillo, paseé por el río Cidacos, y puede ver a sus vecinos disfrutando de una mañana de pesca


Ya de regreso paramos por nuestro último pueblo, Santa Eulalia Somera, allí me topé con este precioso gato Persa caminando por el borde de este muro.