lunes, 22 de agosto de 2011

ERMITA DE CARRASQUEDO - Grañón, La Rioja

Cuando dejamos Morales, nos dirigimos hacia Grañón, durante todo el trayecto fuimos disfrutando de un paisaje de con tonalidades grises y ocres que nos dejaban la niebla y el color de las hojas de los árboles que abundaban por aquella zona. A 1,5 Km antes de llegar a Grañón, nos encontramos con la ermita de  Carrasquedo

Todos sus alrededores se encontraban tapizados por las hojas y las castañas caídas de los árboles que rodeaban la ermita
Ermita de Carrasquedo

Ermita barroca del S. XVII, construida en sillería y mampostería En su interior, destaca el retablo mayor barroco, con la Virgen de Carrasquedo, realizado por Diego de Ichazo y restaurado en el año 1989
Los vecinos de Grañón son muy devotos a su Virgen. 


Campanario y espadaña de un hueco

También en la ermita existe un albergue juvenil, dicha ermita se encuentra muy cerca de los monasterios de Yuso y Suso


Allí mismo habían corrales con animales de granja y también algunas cuadras con burros


Recorriendo los pueblos de La Rioja he llegado a descubrir que en algunos de ellos se encuentran unos árboles muy peculiares, y que están catalogados por el Gobierno de La Rioja, como "Los Árboles Singulares de La Rioja"
En total son 60 que pertenecen a 37 especies diferentes, de las que 22 son autóctonos de La Rioja, como hayedos, robledales, encinares, riberas, etc. las otras 15 son especies exóticas, como árboles frutales ya en desuso y árboles ornamentales que decoran los jardines y plazas en los pueblos y ciudades de esta comunidad. Todos ellos son especiales por algún motivo, unos por su altura, otros por su antigüedad, otros por sus troncos, por su situación y por muchas otras cosas, de las que ya os iré hablando.
Durante mi recorrido cada vez que veía uno de ellos, los he fotografiado, pero otros se me han pasado por alto, y cuando he tenido que buscar información sobre alguno de los pueblos, entonces ha sido cuando me he enterado de su existencia.
Eso fue lo que me pasó cuando llegué a la ermita del Carrasqedo en Grañón, allí descubrí que había uno y casualmente es el árbol Nº 1

PINSAPO DE CARRASQUEDO

Pues el pasado domingo, cogimos la moto, y allí que nos fuimos, enseguida adivinamos cuál de todos era, ya que su ápice sobresalía por encima de todos.
En el pilón pone que tiene una antigüedad de unos 300 años, pero lo que no pone es la fecha de cuando se hizo el inventario. Así que, si nunca lo cambian siempre tendrá la misma edad, eso es lo que estuvimos comentando con la encargada del albergue de peregrinos.
De todas formas son muchos los años que tiene y ojalá que dure muchos más.