jueves, 3 de noviembre de 2011

INESTRILLAS - Aguilar del Río Alhama, La Rioja

¡Qué sorpresa me llevé al llegar a esta pequeña aldea del municipio de Aguilar del Río Alhama y cercana a la provincia de Soria!


Me encontré con estas construcciones rupestres construidas en la pared rocosa de la ladera de la montaña que se encuentra a tan sólo 1 Km de la entrada de Inestrillas, en la LR- 491

Entonces me enteré de que se trata de un poblado celtíbero



 Poblado Contrebia Leucade, llamado Clunia por los lugareños, es un gran yacimiento arqueológico compuesto de viviendas rupestres que dieron refugio a sus pobladores en la Alta Edad Media



Contrebia Leukade querría decir "Pueblo Blanco" o "Ciudad Blanca" está formado por la fusión de la sílaba "con" que es cien y "treb" que es casa, que significa cien casas o muchas casas.  



Hoy en día también se pueden ver nuevas construcciones adosadas a la montaña, como la Iglesia Parroquial de la Natividad, que está construida en sillería

En sus comienzos fue una torre levantada por Fortún Ortiz en 1547, y que fue ampliada por Juan de Sabogal a partir de 1560


Sus vecinos viven de la ganadería y agricultura y también del turismo que acude a visitar los restos del poblado.



Aunque en la Edad Media eran muchos los que habitaban por esas tierras, hoy en día ya son muy pocos, los que la habitan, Inestrillas contaba con 80 habitantes en el 2010.


Sentado en el umbral de la ventana
Las tonalidades verdes eran las más predominantes en las puertas y ventanas de Inestrillas.

El último fin de semana de agosto celebran la fiesta de la Virgen de La Natividad

Como todos los pueblos de esta zona, ellos también participan en la romería a la Virgen del Prado para celebrar el Día de la Cruz en Gutur
La madre de Raquel Meller, una de las cantantes más importantes de España, era natural de la villa, y eso hizo que Raquel durante su infancia y juventud pasase largas temporadas en Inestrilla. Me la imagino jugando por sus calles, y atravesando alguno de sus umbrales.
Qué diferente es la vida que se vive de niño en un pueblo, a vivir en una gran ciudad. Yo nací en uno, Manises en Valencia, más grande que Inestrillas y a pesar de que pasé gran parte de mi infancia en un internado.
Mi madre siempre ha sido una mujer muy emprendedora y negociante y siendo yo muy chiquitina, y casi recién nacida, ella junto con mi padre creó un negocio
Y cómo tenía tanto trabajo, pues acabé con cinco añitos metida en un internado, y allí pasé ocho años de mi infancia. Nunca entendí por qué lo hizo, ya que por aquellos tiempos podíamos estar jugando en la calle, ir solos al colegio y sin ningún peligro, ya que casi ni circulaban coches ni nada de nada por las calles.
Pero recuerdo los días de mis vacaciones, jugando con mis amigos, nos íbamos al río Turia, en donde nos bañábamos y además íbamos solos, ¡Qué gozada, qué recuerdos! ¡Qué bien que me lo pasaba! y que triste que me ponía cuando tenía que volver al colegio. Pero también tengo que decir que el reencuentro con mis amigas del internado también era muy bonito y que también de alguna manera fui feliz allí dentro. La pena es que después de haber pasado tantos años juntas, nunca más ninguna de nosotras nos hemos vuelto a ver, ni hemos hecho nada por encontrarnos.
Yo tengo dos hijos, y siempre he vivido en ciudades grandes, así que los pobres nunca han podido saber lo que es estar jugando solos en la calle, siempre he tenido que estar con ellos, y me he pasado un montón de horas sentada en el parque para que ellos jugasen con sus amigos.
Recuerdo un día, que estaba en la cocina de casa con mis hijos y hablábamos de nuestras cosas, creo que les estaba contando algo de mi infancia y mi hijo David que por aquél entonces tendría unos 8 años me dijo "Que suerte que has tenido tú, podías salir sola a la calle y jugar con tus amigos, y a nosotros no nos dejas" me lo dijo de una forma, que me impactó e hizo que nunca lo olvidase.  Ese día me dí cuenta de lo que ellos, y los niños que viven en grandes ciudades se estaban perdiendo.
No hay nada más bonito que el poder jugar de niño en la calle, corretear con tus amigos ir de aquí para allá. Entrar en casa corriendo pidiendo el bocadillo, para inmediatamente volver a salir a la calle a jugar con tus amigos.

Y eso es lo que todavía hoy en día se puede hacer en la gran mayoría de los pueblos de La Rioja, jugar por la calle y participar de sus fiestas, como la fiesta que celebran en Inestrillas
el día 17 de enero día de San Antón, que suelen hacer hogueras y asan los alimentos.