sábado, 22 de septiembre de 2012

BAÑARES - La Rioja

A 46 kilómetros de Logroño, en la comarca de Santo Domingo de la Calzada, se encuentra Bañares.


Cargada con mis dos cámaras de fotos, comencé a recorrer las pintorescas calles de este peculiar pueblo riojano, situado en la margen derecha del río Oja.


Quedé maravillada por su monumental iglesia dedicada al culto de la Santa Cruz, toda ella está construida en sillería entre los siglos XV y XVI. En su interior se encuentra una arqueta Medieval con las reliquias de San Formerio. Hicimos lo posible por verla, pero ese día nos fue imposible ya que era muy pronto.


Enfrente de la iglesia se encuentra la ermita de Santa María de la Antigua, de finales del siglo XII "una de las ermitas más bonitas que he podido ver en toda La Rioja"

 En su pórtico, compuesto de cinco arquivoltas, se pueden ver unas esculturas que representan la adoración de los Reyes Magos. Una bañarense que pasaba por allí, me comentó que antes se encontraba en otro lugar y, que la trasladaron hasta allí, piedra a piedra. 


Bañares es un pueblo con mucha historia, todavía se conserva el castillo en el que vivió Pedro de Zuñiga


También formó parte de la Junta de Valpierre.

Dicha junta que solía reunirse dos veces al año tenía total potestad para juzgar y castigar los pleitos y delitos que ocurrían en los municipios que la componían. Y lo que en ella se dictaminaba, iba para adelante, y no se podía poner recurso en ningún otro tribunal.



La primera mención que se ha encontrado de Bañares es del siglo XI cuando el rey Sancho el de Peñalén donó el Monasterio de Santa María de Bañares, al Monasterio de San Millán.
Años después, Alfonso El Batallador entregó posesiones, herencias y también el caserío de Bañares a Santo Domingo de la Calzada. 


En sus tierras se reunió el ejercito de Enrique de Trastámara que en Nájera dió batalla a Pedro I el Cruel
Muchas veces quedo asombrada de la cantidad de batallas, disputas, donaciones y reyes que pasaron por estas tierras en la época medieval.


Hasta el siglo XIV en Bañares también vivieron los señores de Vizcaya y los gobernadores de Nájera, cuando Alfonso XI le dio el título de ciudad a Santo Domingo de la Calzada se mudaron a ésta. 


Las fiestas de Bañares se celebran el tercer fin de semana de agosto en honor a San Formerio y el 20 de septiembre celebra Gracias