jueves, 3 de enero de 2013

UYARRA - Ojacastro, La Rioja

Después de visitar San Asensio de los Cantos, nos dirigimos hacia Uyarra, aldea que se encuentra en el Camino de Villanueva

De esta aldea que también pertenece a la cuadrilla de Garay, tan solo queda esta vivienda de estilo medieval y un corral. No sé si en su día habían más viviendas, ya que por allí no vimos ningún rastro de otras construcciones anteriores.

Corrales

Por el olor y las moscas que por allí revoloteaban no tuve la menos duda, de que sus habitantes eran pastores.



Entre la maleza un pilón nos anunciaba, que a dos kilómetros de distancia se encontraba Ulizarna, Debe de ser uno de los senderos que forman la ruta de Garay. 



Justo, cuando ya estábamos a punto de volver sobre nuestros pasos, apareció por dicho sendero,  el pastor acompañado por un montón de perros. Todos ellos muy cariñosos y juguetones.


Le pregunté por los pinos que sobresalían en lo alto del monte, y me comentó que eran plantaciones particulares de pinos de la zona.

Como su nombre indica, dicho camino lleva a Villanueva, otra aldea deshabitada. Nuestra intención era volver sobre nuestros pasos hacia la LR-111, y desde allí dirigirnos a Pazuengos, ya que no sabíamos cómo estaría el camino, pero el pastor nos animó a continuar por él. Yo veía que allí mismo el camino asfaltado se convertía en un camino de tierra, y la verdad es que no me hacía mucha gracia meterme por allí. Pero el insistió tanto, en decirnos que estaba en buen estado y que con nuestro coche no tendríamos ningún problema para llegar hasta Villanueva, qué inmediatamnete mi marido, me indicó que me metise en el coche. Y, con el corazón encogido y el coche lleno de moscas, para Villanueva que me fui.


Inmediatamente el camino se transformó en un camino de tierra y lleno de curvas, que circulaba entre pinos de gran altura. Durante el recorrido hice varias fotos, pero debido al movimiento, y a la poca luz que los pinos dejaban entrar, tan sólo esta os puedo mostrar.  


Hasta pequeños arroyos de agua tuvimos que atravesar. Yo por y por mis adentros me decía "A qué mala hora nos hemos encontrado con el pastor" y en cambio mi marido esta la mar de contento y feliz.