jueves, 1 de agosto de 2013

EL HOYO - Despoblado de Lumbreras, La Rioja

El día que hice la entrada sobre Lumbreras me dí cuenta que me había pasado por alto El Hoyo, aldea que perteneció a este municipio, y que quedó despoblada a mediados del siglo XIX
Así que esta mañana hacia Lumbreras que nos hemos ido, no lo hemos hecho antes, debido a que este invierno nos ha llovido mucho en La Rioja y, teníamos miedo de tener dificultad para caminar por el monte.

Nos habían comentado que el camino hacia El Hoyo salía de detrás de la iglesia, pero allí no hemos visto ningún camino. Enseguida un vecino nos ha acompañado y con el dedo nos indicaba en donde se encontraba el Hoyo, la verdad es que no veíamos nada, pero como nos garantizaba que estaba muy bien indicado, pues hacia allí que nos hemos dirigido. (Si os fijáis bien veréis una pequeña cruz hacia la izquierda de la foto, allí se encuentra)

Así es todo el camino, yo no hacía más que preguntarme cómo podrían desplazarse los vecinos de El Hoyo y, también pensaba en lo difícil que sería hacerlo, y qué frío deberían de pasar en pleno invierno. Por todos los riojanos es sabido que Lumbreras es uno de los pueblos más fríos de La Rioja.

Como os decía, no hemos tenido ningún problema para continuar por él


Todo está muy bien señalizado

A mitad del camino nos hemos topado con unas vacas que estaban pastando

Arroyo Vadillos

Manantial subterráneo, me habían comentado que justo en este lugar sus aguas eran termales, pero las he tocado y estaban bien fría

La caminata ha sido muy agradable y, a pesar del calor que hoy nos hace no hemos pasado nada de calor, ya que todo el camino está entre quejigos y rebollos. árboles que forman el paisaje boscoso del río Iregua, entre los pueblos de Torrecilla y Lumbreras A los 45 minutos de ir caminando, hemos divisado el primer tejado.

Allí nos hemos encontrado con una manada de caballos salvajes que también estaban pastando, pero claro, al vernos enseguida se han marchado. Cosa que yo he agradecido







Aquí os dejo unas cuantas fotos de lo que queda de la aldea. Todas sus viviendas estaban construidas alrededor de una gran plaza. Una vez allí hemos visto que hay varias rutas, una que viene desde El Horcajo, y otra siguiendo el cauce del Vadillos

Después de descansar un rato bajo la sombra de un árbol, hemos vuelto a retomar nuestro camino de regreso hacia Lumbreras, no sin antes hacer esta foto en la que se puede apreciar en la lejanía.