miércoles, 28 de agosto de 2013

TREVIJANO - SOTO EN CAMEROS, La Rioja

No creáis que me había olvidado de Trevijano, desde hace ya algún tiempo tenía esta entrada preparada, pero como conozco a varias personas que allí tienen su segunda residencia, estaba esperando que me aportasen más información sobre el pueblo, por ello me he demorado en hablaros sobre él, y la verdad es que de poco me ha servido la espera, ya que poca información he conseguido de ellos, y la poca que he conseguido mejor no la pongo ya que no se ponían de acuerdo. Por ejemplo uno me decía que hay una peña en el Cañón de Leza, que en la época de los romanos tiraban al vacío a los cristianos, y otro me decía que no eran a los cristianos, que eso sucedió en la guerra civil española.
Así que mejor os cuento lo que yo he podido descubrir de esta pequeña localidad que se encuentra situada junto al cauce del río Leza, pero a 360 metros de altitud sobre él.

Trevijano está situada a 1012 metros de altitud, en un collado entre la cima de Cuernosierra 1212 metros de altitud, y la meseta de El Plano 1026 metros de altitud


La primera vez que estuve en Trevijano fue en las navidades del 2007, lo recuerdo porque justo para esas navidades, fue cuando vinimos a vivir a La Rioja.
 Una mañana mi marido me llevó a ver toda esa zona del Camero, para mí era la primera vez que la visitaba. Lo hicimos por la N-111, carretera que va de Logroño a Soria y, al llegar a Soto paramos para comprar sus típicos mazapanes de Soto. Yo esperaba ver un montón de tiendas en donde los vendiesen, pero me quedé algo decepcionada ya que no encontramos nada.

Desde allí continuamos por la LR- 250 hacia Leza de Río Leza, teníamos pensado llegar por allí a Murillo de Río Leza, pero justo al llegar a Trevijano nos encontramos con la carretera cortada por obras. Mi marido sabía que desde Trevijano sale un camino que llega hasta Nalda, así que le preguntamos a un vecino dónde estaba dicho camino, y él nos quitó esa idea de la cabeza. Nos dijo que con el coche que llevábamos no lo hiciésemos, ya que era invierno, y con las lluvias, no era aconsejable ir por él. Menos mal que le hizo caso, y regresamos a Navarrete  por la misma ruta que habíamos hecho. 

Desde entonces no habíamos vuelto a subir a Trevijano y, por lo que vi, los 3 kilómetros de la LR- 462 que se encuentra entre los pueblos de Soto en Cameros y Leza de Río Leza, continua con los mismos parches y curvas que la vez anterior.


Esta vez no tuvimos ningún problema en encontrar vecinos, al ser verano había bastante gente en las calles del pueblo. No sólo estaban sus vecinos, si no que también vimos varios grupos de personas, que habían llegado hasta allí para hacer senderismo.

Se cree que el origen de Trevijano es de antes de las invasiones visigodas y musulmanas. Sobre su nombre hay varias teorías, una de ellas es la derivación de Treviñano, o lugar perteneciente al señor de Trevió. La otra es la denominación Trevillano, recogida en el año 1082 que deriva de Tri-villan (lugar de las tres villas), pero la más probable es que deriva  de Trevilianus, villa que posiblemente perteneció a alguien llamado Trevilius, nombre romano.


El pueblo tiene varios barrios, el de La Carrasca, que está a la entrada del pueblo, y en donde hay un mirador desde el que se puede ver todo el Cañón del Leza.  


La Plaza donde se encuentra el frontón, la fuente con abrevadero y su antigua escuela


El de Las Eras de San Andrés donde estaban los pajares, su nombre le viene de su antigua ermita dedicada al culto de San Andrés, y que hoy en día se encuentra en ruinas. Es la zona más deteriorada del pueblo. 



Fue un pueblo que vivió de la trashumancia, y que también estuvo a punto de quedar despoblado. Pero durante los años 1970 y 1977 un grupo de jóvenes "hippies" ocuparon algunas de sus viviendas. En un principio a los vecinos  eso no les pareció bien, pero en vista de que no les causaban ningún problema acabaron viviendo todos en buena armonía. Hasta el año 1997 tuvo ayuntamiento propio, desde entonces pertenece al de Soto en Cameros.
Tiempo después algunos de sus descendientes, decidieron regresar, y rehabilitar sus viviendas y convertirlas en sus segundas residencias. 

Iglesia de San Cristóbal del siglo XVI.
Dos veces ha sido restaurada, una de ellas fue en el año 1980, y la otra en el año 1992
Además de la ermita de San Andrés, también está la ermita del Santo Cristo, construida en mampostería entre los siglos XVI y XVIII

Sus fiestas se celebran el 1 de mayo cuando celebran san Felipe y Santiago ese día después de la misas y procesión se ofrece un vermut y también hay danzas.
El 10 de julio San Cristóbal, ese día se degusta el "bodival" bollo de pan relleno de chorizo 

Foto de Antonio Arnedo, párroco del Camero
El 15 de agosto celebran las "fiestas del verano" 
Desde el año 2003 celebran en septiembre la fiesta de los jóvenes

Escudo
Hay leyendas que cuentan que las huellas de dinosaurios que por allí se encuentran eran las pisadas del caballo de Santiago cuando iba de camino a la batalla de Clavijo. También hay otra que cuenta que al final de la batalla, el caballo huyó por el lecho del río Leza y, al sentirse acorralado dió un par de coces en la pared de la roca, y entonces abrió lo que hoy son Las Fuentes del Restauro.
Y otra que dice que La Poza del Diablo, que está en el cañón del Río Leza no tiene fondo y que sus aguas vienen directamente desde el infierno.