lunes, 16 de septiembre de 2013

¿CEVICHE DE BACALAO?

En la entrada de ayer os comenté que cuando estuve en Santander comimos ceviche, uno de los platos más típicos del Perú.

Días después mi marido me dijo qué por qué no lo preparaba yo en casa, a lo que le dije que bueno, que lo intentaría.

La semana pasada compré bacalao seco para hacer un buen bacalao a lariojana, y cuando lo estaba preparando se me ocurrió hacer una prueba y ponerle alguno de los ingredientes que lleva el ceviche, y ni corta ni perezosa me puse a prepararlo.


Seguro que los peruanos me van a criticar la forma de prepararlo, pero yo os lo pongo tal y cómo yo lo he hice.

Lo primero fue poner los trozos del bacalao ya desalado, con la piel hacia abajo, sobre un plato. Si os fijáis en la foto del que me comí en Santander, podréis ver que el pescado está troceado, pero en este caso, yo no lo quise deshacer, por miedo a que no me quedase bien y, si eso sucedía, lo único que tendría que hacer era lavar bajo el grifo el bacalao y hacerlo de otra forma. 

A continuación lo cubrí con un poco de cilantro, éste es muy parecido al perejil, pero tiene un sabor y aroma más fuerte, por eso le puse poquito.
   


Después lo cubrí con chalotas, de mi cosecha. Si no tenéis esta clase de cebolla, no la sustituyas por otra ya que tiene que ser ésta, la otra igual no le da el sabor adecuado 



A continuación rocié por encima dos limas (limón pequeño verde) con el exprimidor que me traje del Perú. También tiene que ser esta clase de limones, los nuestros no sirven.

Lo que hice después, fue cubrir el plato con otro del mismo tamaño y fui volteándolo cada 15 minutos, para que el limón lo impregnase todo, y cociese el bacalao.    

Y así es como lo serví 

Se que me faltó poner todo sobre una cama de lechuga, pero como no tenía no me importó. Tengo que decir que nos gustó mucho, así que la próxima vez lo trocearé y le quitaré la piel y, si consigo los camotes, el choclo y la chanquita va a ser una pasada.