domingo, 5 de julio de 2015

HIGRÓMETRO - FRAILE DEL TIEMPO



Muchos de vosotros os preguntaréis qué hace aquí este "frailecito del tiempo", pues os contaré que el motivo por el que os lo muestro es debido a que desde que vivo en La Rioja, este verano es el primero que le veo casi todos los días con el brazo completamente levantado


Y eso es debido a que también este verano es el primero que me estoy achicharrando, el pasado me lo pasé esperando que nos llegase el verano, por estas fechas aún llevábamos manga larga. Los niños aburridos con sus madres en las terrazas de las cafeterías, ya que no podían ir a la  piscina, y yo cansada y aburrida de limpiar y conservar el agua de la mía, y sin poder bañarme, del frío que hacía. 
De los cinco veranos que la he tenido, habrán sido 30 las veces que en ella me he bañado, así que el pasado decidí que la quitaba.

El clima de La Rioja, nada tiene que ver con los lugares en los que he vivido, recordaba los veranos en La Eliana en Valencia, siempre metida en la piscina, y habían noches que cuando regresaba a casa, después de haber estado con los amigos, y mis padres estaban durmiendo, en silencio me metía en ella  y disfrutaba braceando, mientras procuraba que nadie se enterase de que me estaba bañando. Y como os digo, aquí eso me ha sido imposible. A lo mejor este año eso si que lo podría haber hecho, pero para nada me arrepiento de haberla quitado.

Y ya que os he mostrado este Higrómetro - Fraile del Tiempo, os hablaré sobre este artilugio que fue creado hace unos 120 años por Agapito Borrás Pedemonte. Realmente, lo que hace es medir la humedad del ambiente, ¿y sabéis cómo funciona?, pues nada más y nada menos, que por unos cabellos humanos, que tengo entendido, deben ser de mujeres jóvenes, rubias y de raza eslava. Cabellos que son sensibles a la humedad, y eso hace que dependiendo de los diferentes estados del tiempo, que son: seco, revuelto, bueno, inseguro, ventoso, húmedo o lluvia, hace que el fraile suba o baje el brazo y la capucha para que se cubra de la intemperie

Os diré que está construido en cartón, y aunque yo lo tengo encima de una mesa, por detrás lleva un ganchito para colgar. Lo vi un día en una de las tiendas de un aeropuerto, y a pesar de que me marchaba de viaje, no dudé en comprarlo. Me recordaba a mi infancia, mi tío lo tenía en su casa y siempre me llamó mucho la atención, me fijaba en él, y recuerdo que comentaba "el fraile del tío dice que va a llover, o el fraile del tío dice que va a hacer sol".