martes, 4 de agosto de 2015

LA BOLSA DE PAN



¿Recordáis cuando todos íbamos a comprar el pan con nuestras características "bolsas de pan"?. Pues si, os contaré que hubo un tiempo en el que todo el mundo solíamos salir de casa con nuestra bolsa de pan. 
Si me preguntáis cuándo dejé de utilizarla no os lo podría decir, lo cierto es que no lo recuerdo, pero si que recuerdo que hubo un tiempo en el que estas bolsas, que solían ser de tela o de ganchillo, eran  unos objetos que todas las mujeres teníamos en nuestras cocinas. 

Yo tuve la suerte de que en mi misma acera tenía una panadería, y a mis hijos (cuando eran pequeños) les hacía mucha ilusión bajar a por el pan, así que al que le tocaba, ya que se lo turnaban le daba la bolsa y el dinero y bajaba contento a por el pan. También recuerdo, que cuando había pan doble o por algún motivo no lo podía comprar al momento, le solía dejar la bolsa a la panadera, y de regreso a casa, entraba en la panadería y colgadas de un perchero allí las teníamos, y tod@s reconocíamos nuestras bolsas. Ahora ya nadie las utiliza, raro sería ver a un apersona llevando una de ellas, de camino a la panadería.   

Por estos lares todavía hay pueblos en los que no tienen panadería, y suelen llevarles el pan en furgonetas, en muchas entradas os he mostrado imágenes de mujeres o hombres acudiendo a ellas, y regresando a sus casas cargados con las barras de pan en sus brazos, ya que muchas veces he coincidido con la llegada del panadero, y estando recorriendo los pueblos son muchas las veces que desde lejos he escuchado el sonido del claxon, avisando a los vecinos de su llegada y ver cómo las vecinas acudían a comprar el pan.

Y también, muchas han sido las veces que me he encontrado con imágenes como éstas, en las que las han dejado en la puerta de su casa con una nota en la que ponía el pan que querían.


Ahora utilizamos bolsas de plástico para todo, y eso se está convirtiendo en un gran problema, ya que éstas tardan muchos años en desintegrarse. Desde hace dos años, tengo una bolsa de basura negra en la copa de un árbol, un día que hizo mucho aire el viento la dejó allí, y como es imposible acceder a ella, pues allí que sigue. El próximo invierno tengo pensado que vengan a podar el árbol, y así podré deshacerme de ella. Si no creo que allí seguirá un montón de años más.  


Hay una iniciativa que algunos centros comerciales han comenzado a hacer, y es la de que tienen prohibido la entrega gratuita de bolsas, y nos cobran unos céntimos por ellas. A mí me parece muy bien, y creo que si en las panaderías hiciesen lo mismo tod@s volveríamos a desempolvar nuestras bolsas de tela, que han quedado guardadas en algún cajón de nuestra cocina. Muchas veces me he propuesto sacar las mías, pero reconozco que nunca lo hago y me vengo cada día con una de plástico que en la panadería me dan. Lo bueno es que yo las reutilizo, para limpiar el arenero de mis gatos.

Pero sabéis que os digo, que hoy mismo las busco, y que voy a comenzar a ir con ella a comprar el pan. y también os propongo que hagáis lo mismo.

Hay un Plan Nacional de Residuos, que tiene como objetivo que para este año, el 70 % de las bolsas plásticas se elaboren con celulosas o almidón de patata, bolsas biodegradables  que en un periodo no superior a 120 días se descompongan.