domingo, 7 de agosto de 2016

RECORRIENDO EL CAMERO VIEJO, San Román de Cameros


En el pueblo de San Román de Cameros, las vacas te dan la bienvenida. Y no sólo allí, por toda esa zona es muy normal encontrarlas por doquier 


Por el pueblo también me encontré algunos perritos callejeando, y una anécdota muy curiosa que me sorprendió.


Siempre que vamos a San Román solemos almorzar en un bar que se encuentra en la misma carretera. Ese día me llamó la atención estos perros que nada más llegar a la puerta de esta casa que estaba justo enfrente del bar, comenzaron a ladrar.



Inmediatamente este otro se asomó por el balcón respondiendo a los ladridos de los otros perros. Se metía dentro de la casa, volvía  a salir, y así sucesivamente. De repente me dí cuenta que la puerta de la calle se abría y salía el perrito negro, se puso a jugar con los otros y todos juntos se marcharon a pasear.




Entonces reaccioné y me dí cuenta de qué lo que había sucedido era, que habían ido a buscarle, y que el dueño al escuchar sus ladridos le había abierto la puerta para que se fuese a pasear con sus amigos perruños.


Y como podréis apreciar, por allí todos disfrutan




Este perro era Solchaga, según sus dueños, un perro que hace estragos, y me pareció entender, qué a más de una que se ha despistado, le ha sacado algo de la bolsa de la compra.