lunes, 1 de mayo de 2017

PASEO POR LA MURALLA DE SAN GREGORIO Y OTRO RICO BOCATA - Logroño


El pasado domingo, después de comerme este rico y tremendo bocadillo de jamón serrano, queso, pimientos y tomate, nos fuimos a pasear hacia la calle de San Gregorio.

Calle de San Gregorio vista desde el puente de piedra  

Muralla de San Gregorio
Una vez en ella descubrí los restos de la antigua muralla 

Debido a que Logroño está situada en el valle del Ebro y, el hecho de que fue frontera con Navarra , hizo que fuese un punto clave y, fue debido a ello por lo que siempre la capital riojana contó con una buena infraestructura defensiva. Como quedó demostrado durante el asedio francés en el año 1521 y también en las Guerra Carlista.


Por ello contó con un importante perímetro defensivo que fue creciendo al mismo ritmo que lo hacía la ciudad. En la actualidad son pocos los restos que se conservan, pero en los últimos años, la arqueología ha hecho que se pueda conocer su trazado. 

Río Ebro  visto desde el Puente de Piedra

Puente de Hierro

Dicho trazado de esta antigua muralla está ubicado entre dos de sus famosos puentes, el de piedra y el de hierro. Y, como podrás observar en las fotos, después de perder la función por la que fue construida, dicha muralla ha servido de apeo de las viviendas, cuya fachada principal daba a la calle Ruavieja, viviendas que contaban con calados de bodegas.