viernes, 28 de octubre de 2011

GUTUR - Despoblado de Aguilar del Río Alhama


Desde Valdemadera nos dirigimos a Gutur, un pueblo deshabitado que pertenece a Aguilar del Río Alhama, para llegar hasta allí tuvimos que atravesar estas montañas sin casi vegetación en sus onduladas cumbres, pero tapizadas de romeros y tomillos en sus laderas. Están consideradas las montañas más mediterráneas de La Rioja, a mi me parecieron muy bonitas, por las tonalidades de sus peñas, en ellas habitan varias especies de rapaces, como buitres, cuervos y cernícalos. Ahora me imagino a mi amiga Mª Cruz, atravesándolas junto con su padre, los dos montados a caballo, por caminos y senderos de tierra, ya que supongo que a finales de los años 60 ninguno de ellos estaría asfaltado. ¡Qué gozada!


Gutur es uno de los pueblos deshabitados de La Rioja y que pertenece a Aguilar del Río Alhama, para llegar hasta allí tuvimos que coger la carretera LR- 493 conocida como la Carretera de Aguilar a Gutur, se dice que en su día tuvo mucha importancia para Aguilar


Así nos encontramos el pueblo de Gutur, situado en un llano y con muy pocas construcciones, unas pocas todavía en pie y en buen estado, que supongo hacen las veces de almacén para guardar los aperos o el ganado, y otra gran mayoría ya derruidas. 


Tengo entendido que por el pueblo pasa un río llamado Añamaza, afluente del río Alhama, su nombre significa "bosques de agua"

Pocas puertas encontré en esta pequeña población sin calles geométricas ni asfalto.


Y todas ellas estaban cerradas, y bien cerradas, hasta ese pequeño orificio por el que podían entrar y salir a su antojo esas pequeñas mascotas que abundan en la gran mayoría de los pueblos riojanos. Pero en Gutur también ellos lo abandonaron.


En sus inmediaciones encontré a este pastor que justo en ese momento estaba sacando a las ovejas a pastar


Saliendo del pueblo dirección a Aguilar se encuentra la ermita de la Virgen de los Remedios, construida en mampostería y ladrillo. En su interior, se encuentra un retablo con una imagen gótica de la Virgen del S. XIV
El primer fin de semana de  mayo, sus antiguos habitantes suelen reunirse en ella para celebrar con una romería a dicha ermita, el Día de la Cruz.
Después de la romería celebran una comida, en la que se degusta los "bodigos" pan relleno de huevo y chorizo, y como postre natillas con bizcocho ¡Qué rico! tendremos que ir.
Al final los vecinos se despiden de la Virgen de los Remedios pidiendo tener salud para poder llegar al año siguiente