miércoles, 23 de noviembre de 2011

GALBÁRRULI - La Rioja

Hasta el año 1743, Galbárruli perteneció juridiscionalmente a Miranda de Ebro ( Burgos) su nombre se cree que proviene de sus antiguos pobladores "los de Galba" en la repoblación que ocurrió en el S. IX


En lo alto del pueblo se encuentra la iglesia de San Esteban, construida al inicio del S. XIII
en su interior hay una talla medieval de Nuestra Señora de la Antigua
Desde ella, sus vecinos tiene la suerte de poder disfrutar de unas maravillosas vistas de gran parte de La Rioja


A pesar de que era un día triste y nublado, pude disfrutar de éstas preciosas vistas de los campos de cereal, luciendo sus tonalidades invernales.



Al fondo la niebla cubría el paisaje con un velo casi otoñal. 

Y al fondo en la lejanía pude apreciar el Monte de San Lorenzo cubierto de nieve
También vi los Picos de Cellorigo y el pueblo con el mismo nombre, nuestro siguiente destino.
Toda esa zona es muy apropiada para los amantes del senderismo, ya que en ella hay varias rutas, entre ellas se encuentran:
Rutas en Galbárruli
Peñalrayo 9,55 Km
Galbárruli - Peñalroya 7, 63 Km
Ruta San Juan 4,2 Km
Galbárruli - Peñalroya - Jembres - Hontana - Villalba de Rioja 11,32 Km
Paseo por Galbárruli 6,45 Km

Casas de Galbárruli

Calles húmedas y estrechas con viejas casas construidas en su mayoría en sillarejo.


Con Galbárruli son ya "CIEN", los pueblos, municipios, pedanías etc. de La Rioja que os he mostrado en mi blog. Creo que son más de 200, aunque los he visitado todos todavía no sé con certeza cuantos son. Si quisiera podría saberlo, pero me hace más ilusión ir añadiéndolos en el blog, y que él mismo me los vaya mostrando.
Yo os los estoy mostrando siguiendo el mismo orden de cuando fui a visitarlos, y si ahora estoy con los del pasado mes de febrero, pues imaginaros lo que me queda. La pena es que muchas veces me resulta difícil poder hablar de cosas que vi ya hace tanto tiempo. Hay días que igual no estoy tan motivada, o me ha sucedido algo y no tengo tanto tiempo, pero como me he propuesto cada día hacer una entrada, pues la hago, y claro, a veces no me queda igual, de cómo a mi me hubiese gustado.
Por eso alguna vez me he saltado alguno y os he hablado inmediatamente de lo que me ha sucedido ese fin de semana, ya qué al llegar a casa, tenía tantas ganas de contaros lo que me había pasado ese día, y me sentía tan feliz, que no podía dejarlo para otro momento.
Y con los demás días, pues menos mal que llevaba un libreta e iba haciéndome un pequeño diario con algún que otro apunte, mientras iba sentada en el coche, y no veáis ahora, la dificultad que tengo a veces para saber lo que escribí, ya qué con tanta curva se me iban las palabras que escribía de un lado para otro del blog.
Ahora ya volvemos a Galbárruli, un pueblo pequeño y tranquilo de La Rioja Alta, y cercano a Miranda de Ebro, una población más grande y con industria. Y gracias a esa cercanía en los últimos años su población se está incrementando, ya que algunos jóvenes pudiendo ir a trabajar a Miranda, no lo han abandonado y se están quedando a vivir en él, no cómo está pasando en una gran mayoría de otros tantos pueblos y municipios riojanos.


Sus fiestas se celebran el último domingo de agosto en honor a la Virgen de la Antigua y San Esteban

Todo un mundo de ilusiones, lágrimas y sueños habrá visto pasar esta puerta

Puertas viejas con encanto entre paredes desconchadas

Cada una de ellas nos podrían contar la historia de sus gentes

Puerta que da entra a un huerto, con muros de sillería y los picos de Cellorigo al fondo.


Gentes del mundo rural, que trabajan sin descanso todos los días del año, y que se resisten a perder la batalla.




Un jardín ambulante



Balcón construido también en piedra, una característica que observé en algunos de los pueblos del alto rioja.

Los primeros documentos que hacen referencia a la localidad de Galbárruli, aparecieron en el Fuero de cerezo en 1146

Puertas y balcones que guardan en su interior los secretos de sus habitantes.

Lo que no os había comentado era, qué ya era el tercer pueblo que habíamos visitado ese día, y que por el momento todavía continuábamos con el estómago vacío. Por el camino mi marido me dijo de parar en un restaurante que había en la carretera, pero yo le dije que no, qué nos esperásemos a tomarlo en Sajazarra, ya que la última vez que estuvimos coincidiendo en el "Desembalaje de Antigüedades" así lo hicimos. Pero ésta vez nos encontramos con todos los bares cerrados. Así que cada vez que llegábamos a un pueblo, lo primero que mirábamos era si había algún bar abierto, y nada de nada.