miércoles, 24 de junio de 2015

INTI RAYMI - CUZCO, Perú


Cuzco

Hace ya bastante tiempo que tenía en mente hablaros del Perú, y considero que debo hacerlo, ya que allí viví 9 años y, ese país siempre va a formar parte de mi vida. Allí tuve muchas vivencias, unas buenas, otras malas, pero considero que todas fueron positivas. Me encantaría poderlas compartir con vosotros y, como hoy en Cuzco, celebran el Inti Raimi, y tuve la suerte de estar allí tal día como el de hoy, a finales de los 90, pues he pensado comenzar con esta peculiar celebración, que allí celebran desde el año 1944.

 De entrada os comento que las fotos no van a ser muy buenas ya que las estoy sacando de mi álbum de papel. Por aquél entonces no existían las cámaras digitales que hoy tenemos, aunque creo recordar que yo ya tenía la primera cámara digital que salió al mercado, pero tienen tan poca resolución, que mejor ni os las muestro.  



Qorikancha 

Esta fiesta del Inti Raymi es una fiesta que proviene de la época del incanato, y fue el Inca Pachakutec quien la instituyó hace ya más de seis siglos. Es una fiesta que está dedicada al Dios Sol, comienza en pleno centro de la ciudad de Cuzco y luego se traslada a la fortaleza de Sacsayhuamán.

Cuzco es una ciudad que está considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad, y que ningún visitante que acude al Perú deja de visitarla, ya que en su departamento se encuentra el Santuario Natural y Ciudadela de Machu Picchu, que ha sido declarado como una de las siete maravillas de la humanidad. A Cuzco se le conoce como la "ciudad Puma", dicen de ella, que tiene la forma de este felino. 

El único problema que le encuentro a esta ciudad es el mal de altura o soroche, ¡qué terrible! Cuzco se encuentra a 3300 metros de altura, y a mi me afecta mucho, y eso que voy bien preparada, ya en el avión las azafatas te van dando mate de coca, me tomo mis pastillas de coramina.  Pero nada, en cuanto bajo del avión y pongo los pies en tierra, mi cabeza empieza a darme vueltas, el estomago se me descompone, tengo nauseas, vómitos, dolor de cabeza. Como os digo terrible, y lo que más rabia me da, es el hecho de que a ningún miembro de mi familia le pasa eso, y si vamos con un grupo de gente, yo soy la única que lo sufre. Pero como sé, que para evitar que eso te pase, tienes que comer poco, debes descansar, no agitarse mucho, pues eso es lo que hago, y poco a poco me voy aclimatando y esa sensación de malestar va desapareciendo. ¡Fijaros si me afectaba!, que recuerdo que cuando fui a hacer estas fotos, quise ponerme de puntillas, ya que había tanta gente y no veía nada, y tuve que desistir, pues de ese pequeño esfuerzo  enseguida noté que me estaba mareando. 


Fortaleza de Sacsayhuamán

De Cuzco nos trasladamos a la Fortaleza de Sacsayhuamán, aunque hay quién dice que este lugar no era una fortaleza, si no un centro ceremonial. Toda ella está construida con unas rocas enormes talladas y unidas con una precisión absoluta. Cuando estás delante de ellas, y ves su gran tamaño, y con la precisión que están unidas, te preguntas ¿cómo lo hicieron?. 


Para los Incas esta fiesta era el equivalente de lo que para nosotros es la fiesta del año nuevo. La celebración solar era una fiesta en la cual se iniciaba un nuevo año y terminaba todo un año agrícola, y por lo tanto se dejaba atrás un año de cosechas y se comenzaba otro nuevo ciclo. 

Estos días coinciden con el solsticio de invierno, días en los que el Sol se va alejando, el frío aumenta, en los amaneceres el agua se escarchaba y era por eso que los Incas pedían al Sol que volviera.


En esta fiesta se solían hacer sacrificios y ofrendas al astro rey. Una de las razones era porque los Incas y la nobleza cuzqueña eran considerados hijos naturales del Sol, y la otra era para agradecer si la cosecha de maíz había sido buena. Y si había sido mala, le pedían para que la próxima no lo fuese. 



El virrey Francisco Álvarez de Toledo prohibió está celebración, ya que la consideraba una ceremonia pagana, y contraria a la fe católica, aunque ellos la seguían celebrando de manera clandestina. El último Inti Raymi que el emperador Inca celebró fue en el año 1535.



Quedé sorprendida con la cantidad de peruanos que asistieron, me encantó ver a las mujeres cargando a sus niños, metidos en la típica manta lliclla en sus espaldas, las coloridas chompas (jerseys), sus polleras y sus sombreros.

¿ Y queréis saber porqué estaba ese día en el Cuzco?, pues por que al día siguiente iba a comenzar el Camino del Inca, del que ya os hablaré en una próxima entrada.