lunes, 5 de octubre de 2015

VENDIMIAR EN FAMILIA - Una tradición que se está perdiendo




Ya sabéis que tengo un apartado para costumbres de antaño que todavía perduran. Pues tengo que deciros, que me estoy planteando abrir una para las costumbres que se están perdiendo, y en ella incluir lo de vendimiar en familia. 


En los pocos años que llevo viviendo en La Rioja, ha sido mucho el cambio que he notado en la actitud que tiene la gente en los días de vendimia. 


La primera vez que vi cómo se vivía la vendimia fue en el 2003, recuerdo que entonces, en el pueblo se notaba que se estaba vendimiando. En las tiendas las mujeres compraban chorizos, embutidos, y si ibas a la panadería las veías cargando muchas barras de pan, y entre ellas hablaban de los almuerzos, y las comidas, que tenían que preparar para todos los que iban a vendimiar. También recuerdo verles regresar al medio día, para comer en la bodega del dueño de los viñedos. Y ahora, a excepción de los tractores que van y vienen transportando la uva de los viñedos a las bodegas, nada de lo que os he comentado he vuelto a ver. 



Y uno de los motivos es debido a que han cambiado mucho las normas y leyes que se han impuesto. Ahora tengo entendido que no se puede vendimiar si no tienes un contrato. De hecho, al igual que hace unos años hice, éste también quería ir a vendimiar a los viñedos de mi vecino, pero me comentaron que no podía hacerlo ya que había mucha vigilancia y si me pillaban allí le podían multar. 



Yo lo quería hacer un poco como hobby, ver cómo es, almorzar con ellos, hacer fotos, y tener una segunda experiencia. 

Casualmente el sábado, esperando el autobús para ir a Logroño, pasó por delante un tractor cargado de uva, y le comenté a una vecina de Navarrete, lo que pienso del cambio que yo he experimentado, y me dijo que es que ahora como se contrata a la gente, pues ya se pasa de preparar almuerzos y comidas, cada vendimiador se lleva sus bocadillos trabajan las horas acordadas por día y que cada uno va por su cuenta. 

Por una parte lo veo bien, ya que así no se explota a la gente y se le paga lo estipulado, cosa que antaño creo que no se hacía. Pero lo de ir a vendimiar toda la familia, abuelos, hijos, padres, nueras, y nietos, poco a poco dejará de existir.