jueves, 7 de septiembre de 2017

RECORRIENDO EL DESPOBLADO DE EL HOYO - La Rioja


Caminando hacia El Hoyo descubrí esta seta, me extrañó verla, ya que nos encontrábamos en pleno mes de agosto. Y, como no soy experta en setas y desconocía si era comestible allí la dejé. 

La misma desde otro ángulo
Pero ahora sé que se trataba de una Ganoderma lúcida, coreácea que es muy dura y que no es comestible. 


Estos caballos se encontraban pastando en libertad por entre los restos de las casas abandonadas que allí quedaban. Al vernos se agruparon, y todos juntos de allí se marcharon 


A un panal de rica miel dos mil moscas acudieron, que por golosas murieron........

Muro de piedra