viernes, 22 de julio de 2011

DANZADORES DE ANGUIANO, La Rioja

La idea que tenía para hoy era la de ir a Anguiano, uno de los pocos lugares que me falta por fotografiar, pero casualmente ayer en la TV hablaron sobre Anguiano y sus danzadores,  comentaron que están celebrando una de sus fiestas en honor a su patrona María Magdalena. Entonces decidí que era mejor no acudir allí en estas fechas tan criticas, ya que es bien sabido, que durante ellas, muchos riojanos y visitantes suelen acudir a Anguiano para ver danzar a sus ya muy famosos danzadores.
Así que lo hemos dejado para la próxima semana, que para entonces seguro que podremos pasear por sus ya vacías calles, y así os podré traer un montón de fotos de sus casas, puertas, picaportes y demás cosas interesantes, que seguro qué de haber ido hoy, hubiese sido imposible fotografiar.
Pero lo que si que puedo hacer es hablaros de los danzadores, ya que por suerte tuve la ocasión de verles y fotografiarles en el 2008, cuando vinieron a Navarrete  durante sus fiestas, y todos los vecinos pudimos disfrutar de ellos, viéndoles bajar la cuesta de la calle de Santiago y sin las aglomeraciones de gente que suelen acudir a Anguiano


Aquí el grupo de danzadores subidos en sus zancos de madera de haya que tienen una altura de 45 cm. y que terminan  en  punta. Los llevan sujetos a sus piernas mediante una horquilla que los mantiene unidos al tobillo

Subiendo la cuesta.

Las primeras referencias escritas sobre esta danza que sólo existe en Anguiano, data del S. XVIII


Uno de los danzadores bajando la cuesta

En La Rioja Alta, los pastores solían ponerse estos zancos en épocas de lluvia y nieve. Lo hacían para poder atravesar los campos enfangados llenos de agua y barro.


Lo hacen dando vueltas, al compás de la música, y tocando una castañuelas que llevan en sus manos.
Sus giros son vertiginosos y al hacerlo las faldas de sus típicos y coloridos trajes, se llenan de aire facilitándoles el descenso.


A los 8 años, los niños de Anguiano se inician en el aprendizaje de dicha danza


Con giros vertiginosos los danzadores descendieron toda la cuesta de Santiago y los vecinos de Navarrete, pudimos disfrutar de un bello espectáculo.