miércoles, 27 de noviembre de 2013

REDECILLA DEL CAMPO - Burgos

Hoy nos vamos a adentrar por tierras burgalesas, y vamos a recorrer algunos de los pueblos que componen la Riojilla Burgalesa.
Todos estos pueblos y gran parte de los que hoy forman La Rioja pertenecían a la provincia de Burgos, pero en el año 1833, cuando se formó la provincia de Logroño, éstos pasaron a formar parte de la administración burgalesa.


En concreto nos dirigimos hacia Redecilla del Campo, pueblo agrícola, situado en la cuenca del río Tirón 


Esta vez fuimos con nuestra moto, y la aparcamos justo enfrente de la iglesia de San Pelayo. Magnífica iglesia, que conserva en su interior un precioso retablo. Fue construida entre los siglos XVIII y XIX
Pueblo tranquilo en el que los niños disfrutan jugando por sus tranquilas calles 

Beneficio para todos los vecinos, así lo anunciaban en este parque:

"Si los niños están contentos,
las madres están contentas;
y si las madres están contentas,
todos estaremos contentos.
¡Viva redecilla del Campo!


A dicho municipio también pertenecen los pueblos de Sotillo de Rioja y Quintanilla del Monte en Rioja

La primera documentación data del siglo XV. Cuando fue tierra de señoríos: Juana de Leiva y Pedro Manrique vivieron allí durante los siglos XV y XVI, y también lo hicieron en el siglo XVII los Duques de Frías, que estaban afincados en Logroño.

Algunas de sus viviendas conservan su escudos heráldicos






Situada a 755 m. de altitud, a 60 kilómetros de Burgos, y 70 de Logroño, en la comarca de Montes de Oca, partido judicial de Briviesca.


Sus vecinos celebran sus fiestas el 15 de mayo en honor a San Isidro, ese día, después de la Misa y la procesión, el ayuntamiento invita a los pinchos y a los vermuts en la taberna.

También veneran a San Pelayo, patrón del pueblo el 26 de junio.

Fiesta de Gracias el tercer sábado de agosto.

Y San Diego el 13 de noviembre, con Misa y encuentro en la plaza del pueblo. 


Una característica a destacar que observe en la mayoría de sus viviendas, es que utilizaban piedras como éstas para su construcción.


Y por estas tierras de pasto, con mezcla de elementos propios de la provincia burgalesa y con otros típicos de La rioja, nos dirigimos hacia nuestro siguiente destino.